Cartas de humo.

El timbre de la puerta sonó …era el cartero como de costumbre, siempre a la misma hora, a las 13:30, puntual como siempre.

Corrió hacia el buzón a ver si le había dejado algo. Observó por el pequeño hueco que solo había polvo y algún resto que otro de papel , no había nada, y era esa nada la que desesperaba aún mas su corazón. Día tras día escribía una sola carta y la enviaba a la única dirección que conocía desde que se marchó sin decir ni adiós, una sola carta, que terminaba rubricando con una lagrima que emborronaba su firma. Corrió tras el cartero para preguntar si no se había olvidado de algo, de una carta que estuviera al fondo de su saco y no se hubiera dado cuenta, pero a media que el se acercaba, el rostro del cartero denunciaba con su apariencia que no tenia esa respuesta , que debía seguir esperando aquella carta.

Volvió a su casa, triste y cabizbajo, sin ganas de hacer nada. Se sentó en su mesa y tomó una taza de café frío y rancio que hasta el mismo desconocía cuando lo había preparado. Sacó una hoja de papel y comenzó a escribir de nuevo mientras sus ojos contenían unas lágrimas deseosas por salir cual torrente de agua tras la tormenta. Un leve suspiro llevó a comenzar  su primera letra de aquella carta que nunca recibiría respuesta.

353848_orig

Hace ya mucho que te escribo y no recibo contestación amor mío . Se que tu las lees porque lo siento muy dentro de mi corazón , pero mis palabras no son capaces de saltar desde la carta y abrazarte, secuestrar tu alma, hacer que vibres de placer con mis besos y mi sentir.

Quien te abrazará por la noche, quien te robara la sonrisa, quien jugará a tu lado cuando el mundo esté vacío. La tinta de mi pluma ya esta seca de tanto escribir y necesita de tus lagrimas de felicidad para volver estar fresca. Hace tanto tiempo amor mío que ya no recuerdo ni tu voz, solo recuerdo ese beso tan intenso que nos hizo volar a los dos. Vuelve a mi lado, sal del inframundo en el que decidiste vivir y comparte conmigo aquello que construimos juntos. Se que no vas a contestarme, pero cada día de mi vida serán los Ángeles los que transporten mis letras desde mi alma hasta ti , para que cuando lo leas puedas despertar y gritar tu libertad.

El reloj de la torre marcó las 13:30 de nuevo, su fina campanada avisó al vecindario que el cartero como siempre puntual , llegaría a cada buzón, a cada casa, pero esa vez él no salió por la carta, lo encontraron yaciendo abrazado junto a un viejo cofre lleno de cartas a medio escribir, cartas que no pudo terminar , se volvió loco intentando encontrar las palabras mágicas para conseguir que le contestara , junto a su pluma de tinta seca un lagrima emborronaba su última palabra… Adiós.

enhanced-buzz-25421-1386825309-15

 

 

Advertisements

About elbauldeguardian

Adventure, Passion and live!!..

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: