Vivir un sueño.

No quería despertar de aquel profundo sueño que la sumia en una maravillosa nube donde todo era perfecto. Aun dormida se podía ver su sonrisa dibujada en aquella cara tan bonita, era como si estuviera hablando desde el otro lado, envuelta en sus sueños, demostrando que las alas de sus mas preciados deseos y anhelos podían batirse con fuerza en su particular mundo.

La ventana dejaba pasar los primeros rayos de sol y estos acariciaban sus parpados cerrados intentando abrirlos a ráfagas de luz. Ella apretó aún mas los ojos como queriendo decirle al sol que aún no era el momento, que se fuera detrás de alguna nube y la dejara dormir mas, pero el sol era insistente y la obligó a desperezarse, a sentir la realidad de una mañana mas.

Su mirada empezó poco a poco a dejarse ver, al igual que su primer bostezo, preludio de que estaba en el mundo de los vivos, lejos de aquel idílico sueño donde ella decidía como vivir arropada por sus deseos mas íntimos.  Abrió la ventana y miró al cielo. Alli solo estaba el sol y una nube, aislada, solitaria en el inmenso azul, igual que una pequeña barca en la inmensidad del océano. Verla era hipnótico, al igual que extraño pues la recordaba el lugar donde había estado en su sueño, esa nube donde vivía cuando su cuerpo reposa y descansa.

El aire empezó a soplar con fuerza, tanta que era dificil mantenerse frente al viento por mucho tiempo. No sin esfuerzo consiguío cerrar la ventana pues toda su habitación se había convertido en un pequeño remolino de cosas flotando donde todo volaba de un lado a otro convirtiendo su cama en un paraiso de desorden.

De repente el silencio acompañado por un leve silvido del aire que se colaba por una rendija es lo único que quedó en su habitación. Su mirada dió un giro rápido descubriendo el gran caos que allí reinaba, por un momento comparó mentalmente aquello con su vida. Todo estaba tirado, sin ningún orden aparente, ya que el viento lo había movido de sitio, al igual que su vida, donde los aires de la sinrazón movían su destino, obligando a su mente a aislarse en su mundo particular dentro de un imaginario sueño.

Se sentó al borde de la cama . Levantó su cabeza y observó de nuevo hacia la ventana, aunque el viento era fuerte aquella nube seguía alli, estática, sin moverse. Hasta el sol había cambiado ligeramente de posición, pero no la nube. Eso era imposible, al menos dentro de la lógica. Su mente se encontraba confusa, la inquietaba aquel fenómeno extraño, a la vez que por alguna razón , la inundaba de paz.

El día pasó como cualquier otro. En su trabajo no podía olvidar lo que vió en la mañana. Deseaba con todas sus fuerzas volver a ver la nube . Cuando llegó a su casa ya era tarde, la noche ocultaba sus secretos bajo un manto negro y ella, cansada, se fué a dormir.

Amaneció como cada mañana pero esta vez el sol no acudió a despertar su profundo sueño, fue ella misma la que notó una suave y húmeda caricia en su fina piel. Cuando abrió los ojos pudo ver su casa desde lo alto, iluminada por el sol, mientras una gran sonrisa de felicidad surcaba su rostro desde la nube, el gran barco en mitad del inmenso cielo donde cumplir sus sueños.

249346_153185678090010_3357_n

 

 

 

 

 

Advertisements

About elbauldeguardian

Adventure, Passion and live!!..

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: