La cárcel del alma.

Cuentan que hubo una joven que no paraba de llorar, lloraba mucho, tanto que no se la podía escuchar por el llanto y el dolor. Lo mas lo curioso es que ninguna lágrima salía de sus ojos, pero lloraba, lloraba por dentro, y cuando quería articular palabras estas se quedaban atrapadas entre sus labios, prisioneras de la sin razón. Se sentía sin alma, sin definición de su persona, frágil cual cristal de Bohemia.

Vivía observando cada instante, girando sus ojos hacia los lados buscando entre las personas la puerta en la que poder descargar toda su tristeza, inspirar aire fresco que pudiera enfriar el fuego que la quemaba por dentro, y expirar sus penas para convertirlas en alegrías, si, buscaba entre las piedras del camino, en las copas de los árboles, en el cantar de los pájaros,en las gotas de lluvia..hasta cuando sonaba la tormenta cerraba los ojos y creía escuchar en el sonido del trueno el breve consejo que la hiciera salir de su cárcel.

Y es que las personas a veces se encierran en una cárcel de la cual no encuentran la llave para poder abrir la puerta, sin darse cuenta que la llave está en sus manos, forjada con sus deseos y la forma de su espíritu. Ella no sabía donde estaba esa llave, por eso, giraba y giraba en un mundo que solo veía gris, sin ver colores ni vida alrededor.

Ahora comienza a correr por una calle oscura, desnuda, sintiendo el suelo duro , sigue corriendo, no para de hacerlo. Intenta gritar, pero no lo consigue, sigue ahogado su sonido dentro de la garganta mientras busca una salida. Con sus brazos aletea como queriendo volar, salir flotando hasta lo mas alto, pero lo único que hace es tropezar y caer sobre un charco. Por fin las lágrimas brotan levemente de sus ojos, recorriendo sus tenues mejillas y besando sus morados labios. El sabor salado la hace despertar y entre lo turbio de sus ojos puede ver la luna brillando en el cielo. Con sus manos intenta alcanzarla y cree tocar su pálida superficie mientras respira con fuerza, nota como el aire entra en sus pulmones.

Poco a poco siente el viento en su cuerpo, dolor en sus extremidades y comienza a vivir de nuevo. Con delicadeza se levanta y extiende sus brazos mientras nota como va volviendo a la vida. Se enfrento a ella misma, dio batalla a sus miedos, busco una salida y al final, encontró la llave de la puerta de su cárcel, porque esa llave siempre estuvo allí, a su lado, solo que estaba ciega para verla.

Como ella, tu puedes salir de esa prisión en la que te encuentras, solo tienes que luchar..y no rendirte jamás !

Photo: Sergio Carrascal

156610_171258079561017_147609095259249_425528_3479924_n

 

 

Advertisements

About elbauldeguardian

Adventure, Passion and live!!..

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: