Tommy Cañón.

Hace un par de años escribí este pequeño cuento. Hoy decido transmitirlo a través de mi blog para que podáis disfrutarlo. Lo dedico a todas aquellas personas que aún viven por y para sus sueños, sin importarles las desgracias que puedan hacer que tarden en cumplirse..todos somos en parte TOMMY CAÑÓN.

Autor: Adolf Hayden.

                                              Título: TOMMY CAÑÓN

El bombardero B29 acababa de aterrizar en aquella base del sur de Florida. Era imponente, aquellas grandes alas y su color verde oliva oscuro le daban una apariencia de viejo dinosaurio alado . Desde la verja de su pequeño jardín , Tommy observaba boquiabierto semejante espectáculo.

Era un niño de unos 13 años, hijo de un capitán de aviación condecorado varias veces en el pacífico por acciones de guerra. Su vida era fácil, aunque un poco aburrida, siempre acompasada por los rugidos de aquellos poderosos aviones.

Tenía unos profundos ojos castaños, un cabello negro ondulado y fuerte, heredado de su madre. Su mamá era muy hermosa. Siempre sonriente y atenta, quizás demasiado, pensaba Tommy, pero se sentía realmente orgulloso de ella.

Cuando su padre llegaba de las largas misiones, en la mesa siempre había una suculenta comida esperándolo, así como un cruce de miradas que a el le parecían de lo mas cursi, y mas viendo a su padre, todo un soldado venido de la guerra.

La base militar donde vivía era una colonia de unas 150 casas, todas ellas destinadas a oficiales y sus familias.

Las calles bien definidas, los edificios blancos y pulidos, con sus banderas ondeando en el portal de la casa.

Los jardines verdes, con su verja, su seto bien recortado y el sol reflejándose en los vidrios.

 

Corría el año 1944 . En ese año los aliados comenzaron a bombardear las principales ciudades japonesas . la segunda guerra mundial estaba dando sus últimos coletazos, pero el resultado final aun era incierto.

Tommy no sabía mucho del porque de la guerra. Solo pensaba en cuando volvería a ver a su querido papá.

Había pasado largas noches acostado al lado de su madre, escuchándola sollozar cuando el no estaba, y cuando la preguntaba, ella le decía siempre sin olvidar dibujar una preciosa sonrisa en su blanca tez que algo se le había metido en el ojo.

El se hacía el dormido, pero algo se le encogía dentro de saber que nunca mas los brazos de su padre le levantarían en alto, o su poderosa voz le activaría su imaginación con historias de batallas y soldados.

Pero su papá estaba allí ahora. Disfrutaba de un permiso de 15 días otorgado por el general Stuard . Stuard era un viejo general de los de antes.

Tommy lo conoció  cuando tenía unos 10 años, pero le recordaba perfectamente. Gordo, con un uniforme que al sol era difícil de observar, ya que tenía tantas condecoraciones que el brillo de las mismas cegaba hasta a los pájaros.

También recordaba su ligera cojera en la pierna derecha, seguro de alguna acción de guerra, y no se equivocaba, pues Stuard lucho en la primera gran guerra, en un destacamento Inglés, siendo herido en el frente austrohúngaro por un francotirador alemán.

Entró en la casa. El calor estaba siendo demasiado fuerte y su mamá se enfadaría si no lo hacía.

Su padre estaba frente a la chimenea. Tenía un semblante serio y firme. El conocía ese significado..algo no funcionaba.

Hola papá!..dijo con alegría. Pero su padre solo se limitó a girar la cabeza y devolverle el saludo con una mueca simpática.

Su madre estaba en la cocina, sentada frente a un gran vaso de limonada.

Se acercó a su mamá, y la besó. Notó algo húmeda su mejilla, y a la vez un ligero sabor salado, eran lagrimas.

¿ Que ocurre mamá?..preguntó preocupado creyendo saber la respuesta.

Su madre lo abrazó y le dijo: Papá regresa al frente. Lo envían a una misión a Japón en uno de esos grandes aviones que ves cada mañana.

Pero..y el permiso? Papá estaría 15 días con nosotros !..replicó con fuerza golpeando en la mesa y haciendo volar el vaso de limonada derramando todo su contenido en el suelo.

Salió corriendo hacia la puerta, pero allí estaba su padre, serio, con una carta en la mano.

Tommy..hijo, siéntate un momento, hay algo que debes saber, le espeto su padre con voz profunda.

El se paró en seco. Miró hacia abajo, enojado, confundido, sin entender el porqué de las cosas..siempre se preguntaba porque los mayores hacían las cosas tan difíciles.

Me mandan al frente de nuevo, es una orden directa. Debo llevar una unidad de paracaidistas a una isla del pacífico.

La guerra terminara muy pronto..dijo levantando el tono y acariciando su cabello, tranquilo hijo, tu eres fuerte, ya eres todo un soldado.

Y abriendo su mano le entregó una brújula. Era la brújula que tanto le había ayudado a orientarse en la selva, y ahora, se la entregaba para ayudar a orientarlo en la vida.

Partiría al día siguiente en uno de aquellos aviones. La mañana del 20 de junio de 1944 comenzó soleada.

Su padre ya no estaba en casa. Había tenido que partir de madrugada ya que había que aprovechar las horas para llegar a su destino.

Los aliados ya hacía mas de una semana que habían desembarcado en Normandía empezando a cambiar el curso de la historia, pero a el le tocaba un frente diferente, contra un imperio milenario que jamás se rendía, Japón.

Al lado de su cama, Tommy encontró una nota que decía: Solo los valientes de corazón y espíritu llegan lejos, tu tienes ambos, se fuerte!..Te amo Tommy.

El se quedó mirando la nota. Sus ojos estaban llenos de lagrimas, pero no podían salir.

Abrió su mano, y allí estaba, la brújula. Había dormido toda la noche con ella.

Quizás pensó que lo guiaría por el recóndito mundo de los sueños, que lo acompañaría al lado de su papá..pero no. La realidad es que estaba allí sentado, en el borde de su cama, solo.

Tommy!!..era su madre..a desayunar!!..tienes huevos con bacon..y te he hecho esas galletas que tanto te gustan!!

No tenía hambre. Pero su mama debía estar igual de triste que el, incluso mas, y aun asi había cocinado para el.

Salió de su habitación, bajó la escalera y alli estaba, su madre, sonriente como si nada hubiera pasado, con una gran jarra de jugo de naranjas recien exprimido en su mano derecha.

¿Qué tal dormiste hijo?..le preguntó estampándole un tremendo beso en la frente..

Bien mamá, contestó Tommy.

Por un momento un silencio se apoderó de ambos, se miraron, y comenzaron a desayunar.

Terminaron la comida y se abrazaron con fuerza. De nuevo estaban solos.

Un sonido los alertó. Alguien estaba llamando a su puerta. Tommy se levantó corriendo y abrió con ímpetu.

Delante de el estaba un niño, de una edad parecida a la de el, moreno y con las ropas mas desgastadas que jamás había visto.

Hola..dijo..me llamo Manuel

Confundido, Tommy..dijo..hola..pero quien eres..de donde vienes..no te había visto antes..

Sonriendo, Manuel le dijo que era hijo de un militar destinado en la base, que su papa era un mecánico de aquellos grandes aviones.

Por su aspecto no parecía de su misma raza, pero algo le hacía ver en el la aventura que estaba necesitando.

Soy de origen mexicano, mi mamá es de una ciudad llamada Tijuana y mi papá la conoció en un viaje a Mexico.

Te vi un día observando los grandes bombarderos. Yo juego en ellos cuando llega la noche, nadie me ve..me escondo y paso largas horas jugando a que soy un piloto en la guerra.

 

Tommy estaba alucinado con la historia. Su corazón latía con muchísima fuerza.

Quien es Tommy? Preguntó su madre..pero ella se acercó antes de que pudiera contestar y allí estaba en la puerta Manuel.

Pero vamos a ver..que modales son esos..viene a visitarte un nuevo amigo y no me lo presentas?..vamos..pasa amiguito, toma una limonada bien fría y unas galletas.

Gracias señora! Dijo Manuel entrando a toda velocidad. Empezó a meterse tantas galletas en la boca que los ojos de Tommy se agrandaron aun mas de lo que los tenía sin explicarse como podían caber tantas en un sitio tan pequeño.

Y eso no era nada..el vaso de limonada se lo bebió en menos que canta un gallo.

Gracias señora..dijo de nuevo Manuel limpiandose con la manga derecha..estaba delicioso.

Su madre mantenía su característica sonrisa. Tommy pensaba que si hubiera sido el que se hubiera comido las galletas de tal manera habría recibido una gran reprimenda.

Bueno..ve a jugar con tu nuevo amigo, diviértete, y no olvides estar a la hora de comer.

Vamos al hangar 18!dijo Manuel . El hangar 18 era un viejo lugar donde reparaban los motores enormes de aquellas grandes bestias voladoras.

Su padre le decía que nunca debía ir allí porque era peligroso. Demasiada chatarra pesada.

Tommy seguía confuso. Demasiada información para un solo día, pero a la vez estaba inquieto deseando aventura, y Manuel era la persona que podía ayudarlo a sobrellevar la partida de su padre.

No tienes miedo de que te pillen allí? Preguntó..

Hummm..no, dijo Manuel, me da igual el miedo, no podemos vivir con miedo , imagina a nuestros papás en la guerra, con tantas bombas y muertos..no..mejor vivir aventuras.

Por un momento el semblante de Tommy se entristeció. Manuel lo notó y se dio cuenta de lo que pasaba.

Agarrándole fuerte del brazo lo empujó contra una pared al lado del hangar.

Hey!! Que haces?..casi me rompes el brazo..dijo quejándose Tommy.

Psssss,,,,silencio, casi nos descubren, a esta hora para la ronda de vigilancia.

En efecto..una patrulla de 4 soldados con sus fusiles garant calibre 30.06 pasaba por el lugar.

Si los hubieran descubierto se habrían llevado la peor de las broncas, además sus familias tendrían que hacer frente a un sin fin de explicaciones.

Estamos a plana luz del día. Nos van a pillar..dijo Tommy. Pero Manuel estaba muy seguro de si mismo.

Dentro del hangar había un viejo cascarón de un antiguo hidroavión.

Estaba inutilizado, solo era un montón de chatarra, pero algo era importante para Manuel dentro de aquel aparato.

Se acercaron y golpeó 4 veces en la puerta trasera.

Pimienta! Dijo..y la puerta se abrió.

Tommy siguió a Manuel a su interior, y alli estaba..Un señor de unos 80 años, vestido con un mono de vuelo raído , un bigote largo y espeso..con un color blanco profundo, unas viejas gafas ralladas y una gorra de oficial que nunca había visto.

Hola soldados! Dijo el anciano, bienvenidos al avión de los sueños!

Tommy no podía dar crédito a lo que veía. Dentro de aquel aparato había restos de viejas maquinas, postales antiguas pegadas en la pared y lo mejor de todo, aquel anciano bondadoso que a la vez imponía un tremendo respeto.

Te presento a Jack..dijo Manuel con aires de importancia. El es el General de la imaginación, con el podemos volar y trasladarnos donde queramos , solo hay que imaginarlo.

Tommy lo miró incrédulo..al igual que miró el reloj hecho con deshechos de avión colgado en la cabina.

Era un reloj que funcionaba, pero al revés..el tiempo corría en sentido contrario a las agujas de un reloj normal.

Pensó que todo aquello era una locura..un viejo chiflado dentro de una chatarra con un jovencito tan loco como el..y además aquel reloj..uff..demasiado para él.

Hola señor jack..me llamo Tommy..dijo sin demasiada ilusión.

Hola Tommy..se exactamente lo que estas pensando, pero en este mismo momento tu tiempo es parte del nuestro, eres valiente, y aprenderás a ser un gran soldado..

Manuel lo miraba sonriendo.

Tommy miró su reloj y comprobó que ya era hora de comer, su madre lo estaría esperando..

Hummm .. perdón..debo irme, mi madre me espera para comer. No te preocupes, dijo el anciano, llegaras a tiempo. Dentro de este avión hay tres baúles, entra en uno de ellos y estarás en tu habitación, listo para comer al lado de tu madre.

Tommy empezó a reírse..no podía creer al viejo, seguramente alguna granada lo dejó tonto y ahora desvariaba.

Manuel miró a Tommy ,lo miró con cara seria, y Tommy comprendió que no estaba bromeando, pero aquello era imposible! Nadie se metía en un baúl y aparecía dentro de su habitación.

Ambos..Jack y Manuel invitaron con su mirada a que Tommy entrara en el baúl.

Era un baúl de color verde esmeralda. Tenia una letra grabada en un tapa ¨presente¨ y grandes remaches de acero en las esquinas.

Jack se levantó apoyándose en un viejo bastón y abrió la gran tapa. Un haz de luz azul empezó a vislumbrarse.

Tommy se acercó con miedo pero seguro de si mismo. En realidad quería creer lo que ambos le decían, pero su lógica era mas fuerte y le impedía creerlo.

Al acercarse mas el haz de luz lo atrapó y el baúl se cerró de golpe.

No sabe realmente que ocurrió pero allí estaba, de pié, frente a su armario en su habitación, mientras su madre le reclamaba para comer.

Se frotó los ojos..se pellizcó el brazo..era real. Bajo despacio la escalera y allí estaba su madre.

Un rico guiso de pollo estaba en la mesa.

Que tal con tu nuevo amigo? Preguntó su mama..

Tommy tardo unos segundos en contestar mientras su madre le servia la comida en su plato.

Bien..muy bien..

Solo eso..? parece que ha debido ser muy divertido..nunca estabas tanto tiempo jugando con un niño..dijo su madre.

Comenzó a comer. Estaba delicioso, y el hambriento. Tomó un gran sorbo de agua y por un momento creyó ver a Manuel asomándose en su ventana viéndolo comer.

Debía estar volviéndose loco. Sería el sol..el calor..o los nervios de ver partir a su padre..

Termino toda la comida y le preguntó a su madre..

mama..existe la posibilidad de estar en un sitio que deseemos solo con imaginarlo?

Su madre lo miró y dándole un beso le dijo..por supuesto, dentro de tu imaginación puedes volar donde quieras..

Pero mama..yo me refiero a hacerlo realidad..

No hijo..seria estupendo que fuera así, pero no lo es, aun así es fantástico pensar que pudiera suceder.

Una lagrima de tristeza corrió por su mejilla. En ese instante estaba observando por la ventana, y aunque hacía apenas horas que su esposo volaba por el mar en dirección al pacífico, unos soldados se dirigían escoltando al viejo Stuard hacia su casa.

Respiró profundamente..debía estar tranquila ..porque no podía haber pasado nada ya que su vuelo era imposible que hubiera llegado al destino.

La puerta sonó. Sus piernas temblaron, y Tommy sentado aun en la mesa pensó en lo peor.

Adelante General Stuard, en que puedo ayudarle?..

Tenemos malas noticias, hemos perdido contacto con el fénix, el bombardero que se dirigía al pacifico pilotado por su esposo.

Creemos que ha caído en algún lugar del mar, desconocemos si estan con vida o si han conseguido llegar a alguna isla.

Lo siento…

Ella se quedó sin palabras. Tommy no sabía si respirar o dejar de hacerlo.

Stuard dio media vuelta..y dijo..si sabemos mas..será la primera en saberlo..saludos señora y buenas tardes.

Su madre corrió a abrazar a Tommy con fuerza. No podía parar de llorar, pero el niño fuerte como una roca no soltó ni una sola lagrima.

Mamá..papá esta vivo..lo se. Su madre se quedó un rato abrazada a el mientras jugaba con su cabello.

Volvió a sonar la puerta, esta vez era Leslie, una amiga de su madre, que enterada de lo ocurrido corrió a consolar a su gran amiga.

Tommy subió a su habitación y abrió el cajón de su mesilla. Allí estaba, la brújula.

La miró durante unos segundos y después se la guardó en el bolso de su pantalón.

Bajó corriendo las escaleras y salió por la puerta en dirección al hangar 18.

Su madre apenas pudo decirle adiós, estaba hablando emocionada con su amiga.

Con cuidado de las patrullas llegó al viejo hidroavión. Golpeó la puerta, pero nadie contestó.

Volvió a hacerlo esta vez con mas fuerza y la puerta se abrió.

Dentro no había nadie..pero lo mas increíble..tampoco nada. No había ni el reloj extraño, ni los baules..nada, solo un vacío cascarón oxidado.

Con tristeza se sentó en una de las chapas metálicas cabizbajo a pensar.

Nadie..pensó..no puede ser..es imposible!. Pero la realidad es que estaba allí solo, sin mas que su imaginación, que por cierto ahora no le servía de mucho.

Pero Manuel existía ..el viejo Jack también..el lo había visto con sus propios ojos!

No solo desaparecía su querido padre, ahora también su sueños.

Se levantó y caminando empezó a regresar a su casa.

Aquella noche fue la mas larga de su vida. No podía conciliar el sueño, solo el techo de su habitación acompañaba sus pensamientos entrecortados.

 

Las olas estaban realmente furiosas, golpeaban con fuerza contra el fuselaje del bombardero caído.

Dentro había 30 hombres, de los cuales 28 habían perdido la vida pues el amerizaje fue tan brusco que solo2 consiguieron salvarse.

Los cuerpos parecían muñecos de papel, sin fuerza, sin vida, de un lado para otro mientras el agua entraba por la torreta inferior, donde estaba una de las ametralladoras.

Agarrate a esa lona! Gritó Sanders ..un nuevo golpe lo lanzó contra una caja llena de municiones..

No puedo! El oleaje es demasiado fuerte! No se cuanto tiempo podrá aguantar el avión sin hundirse..

Tenía razón. A ese ritmo, sería cuestión de minutos el que el poderoso océano se engullera la vieja maquina de guerra.

Una de las ventanas del avión cedió y el agua salada inundó ladeando el avión de costado. El fín estaba cerca.

Tenemos que salir!..no podemos aguantar mas!..Dame la mano Sanders!..grito Rudy.

Rudy era un veterano soldado paracaidista. Había estado en el frente y vivió el ataque de Pearl Harbour.

Cuando lo mandaron herido al hospital de campaña, recibió un permiso y una condecoración.

Después del permiso con su familia reclamó de nuevo volver al frente de batalla.

Allí le destinaron en la unidad del capitán Sanders , y desde entonces, combatió a su lado en las múltiples misiones que afrontaban.

Aquí..vamos!..La mano de Sanders se aferró con fuerza a la de Rudy.

Un crujido fuerte les hizo estremecer aun mas..el avión se partió por la mitad.

Los cuerpos sin vida de los soldados muertos comenzaron a desaparecer en las negras aguas.

La lancha hinchable!!Gritó Sanders..Rudy tiró de la anilla de un extremo de la misma y esta se infló en pocos segundos.

Saltaron dentro..

El avión empezó a descender al fondo..y la lancha había quedado enganchada a un hierro del bombardero.

 

Tommy escuchó un trueno. En ese momento había conseguido dormir un poco, pero ahora estaba despierto de nuevo.

Se levantó y miró por la ventana. Nada de lluvia, solo era una tormenta eléctrica.

Desde su casa podía ver el hangar 18. A lo lejos, sin mas iluminación que la de una torre de vigilancia en el costado derecho de la misma.

No se podía resignar a creer que todo había sido una ilusión. Era real, tan real como que el existía.

Volvió a la cama, y agarró su brújula, la que su padre le había regalado.

Papá..donde estas? Preguntó a la brújula como esperando una respuesta.

Nada..solo el silencio y golpear del viento hacía del susurro del mismo respuestas a su pregunta..incierto sonido para alguien que ansia una contestación.

La mirada de Tommy se perdió por un instante en recuerdos con su padre.

Recordaba como siempre que volvía le regalaba algo de donde había estado, tenia trozos de metralla, una bandera japonesa, pero lo que siempre mas le gustaba era abrazarlo con fuerza y sentir el olor de su piel y sus ropas.

Cerraba los ojos, e intentaba recordarlo de nuevo. Por un instante creyó volver a olerlo, pero solo lo creyó, porque en segundos recuperó el típico olor de su habitación.

Estas vivo..lo se..se dijo con firmeza..y te encontrare!.

De nuevo un fuerte trueno. Esta vez fue mas sonoro que el anterior.

Los ojos de Tommy estaban abiertos como si quisiera escudriñar con ellos en la noche.

Escuchó un golpe en su ventana..pero no le dio importancia, pensó que la tormenta era la causante.

De nuevo un golpe..y otro. Aquello no podía ser el viento. Se levantó de nuevo y miró por la ventana.

Eran las 3 de la madrugada, y allí estaba ,era Manuel.

Pero como podía ser? A esas horas. Desde el jardín tiraba piedras a su ventana con acertada exactitud.

Tommy la abrió..y susurrando le dijo:

Estas loco? Son las 3 de la mañana, mi madre esta dormida y la tormenta es terrible!

Vamos! Ven conmigo..tengo algo que enseñarte, dijo impaciente Manuel.

Tommy no se lo pensó dos veces. La curiosidad y el sinfín de preguntas sin contestar eran muy fuertes para el.

Saltó por la ventana y se dejó descolgar por el canalón de desagüe. Si lo hubiera pensado un solo segundo no lo habría hecho pues su madre estaría enfadada con el si se enterara.

Bien! Dijo Manuel ..has sido muy valiente , ahora vamos de nuevo al hangar 18.

Estuve allí..pero no había nada, lo vi con mis propios ojos dijo Tommy.

Te equivocas, allí esta siempre Jack , así como todo lo que viste en el viejo hidroavión, le contestó Manuel.

Caminaron deprisa al amparo de la noche y llegaron a escondidas al hangar.

Veras como no hay nadie..llama y lo comprobaras..

Manuel llamó y dijo: ¨pimienta¨..la puerta se abrió y allí estaba Jack con todos sus cachivaches .

Todo estaba iluminado por una tenue luz de una vieja lampara de petroleo.

No lo entiendo..ayer vine..pero esto estaba vacío! Es cosa de brujas, dijo Tommy.

Manuel y Jack le miraban sonrientes desde la cabina del avión, su sonrisa era contagiosa, y Tommy empezó a reír.

 

La balsa comenzó a hundirse arrastrando a Rudy y a Sanders hacia el fondo.

Sanders se sacó un cuchillo de su bota e intentó cortar la soga que estaba amarrada al hierro del avión.

Era demasiado gruesa, estaba agotado, y Rudy no podía ayudarlo ya que tenía un brazo herido debido a un golpe contra una caja astillada.

El brazo de Rudy no paraba de sangrar. Aquello no pintaba nada bien, el mar embravecido solo quería calmar su hambre. No había tenido suficiente con todo lo que llevaba, necesitaba mas.

Sanders luchaba contra la desesperación, estaba muy agotado.

Aun no sabía porque el bombardero había caído. Solo recordó una tremenda explosión y después estaban en mitad del océano en medio de una tormenta.

Animo..pensaba..lo conseguirás..Sanders no era de esos tipos que se rinden fácilmente, pero aquello superaba cualquier diagnostico posible.

Sus manos empezaban a fallar. Parecía como si el cuchillo no tuviera filo, no cortara..

De repente el trozo de avión arrastró la balsa hacia el fondo…y con ella a Rudy y a Sanders.

Aquello no podía acabar así, tanta lucha, tanta desesperación, tantos sueños por cumplir ahora ahogados en un triste final.

La balsa zarandeó a Rudy y a Sanders , lanzándolos hacia la superficie.

En su agotado ascenso Sanders cerró los ojos, limitándose a dejar su cuerpo a merced de las olas.

Su mente volaba al lado de su familia, recordando momentos que lo hicieran volver a la poca vida que aun le quedaba.

Aquellos recuerdos hicieron que su ascenso a la superficie fuera mas liviano.

Rudy había desaparecido, no había rastro de el. Sanders se agarró a un trozo de ala que flotaba y se desmayó.

 

El sol lo despertó. Sujeto en un trozo de madera y chapa realmente pequeño se dejaba mecer sin importarle nada. Su rostro estaba magullado por los golpes, sus ropas apenas le servían de protección, levantó un poco su cabeza intentando ver algo, pero solo pudo visualizar al enorme mar azul saludándolo implacable y poderoso.

En su aletargado y obligado sueño recordó sus victorias. Recordaba como en los finales del año 1942 los Aliados al mando del General Douglas MacArthur tomaron las playas de Nueva Guinea en la batalla de Guna y Bona..Recordaba como al mando de un pelotón se hizo fuerte en un montículo, sin mas armas que sus fusiles Garant y un par de pistolas Colt 1911.

Pero allí estaba..en la peor de las batallas, la de sobrevivir sin mas ayuda que la de su destino y el capricho del mar.

 

Las risas pasaron al silencio. Tommy se quedo cabizbajo pensando en su padre.

Manuel y Jack se dieron cuenta de lo que pasaba. Durante un minuto nadie abrió la boca, solo el silencio daba por sentado que la tristeza de Tommy era algo mas que tener en cuenta.

Jack tosió un momento. Acercó su anciano rostro a la lampara de petróleo y lo miró.

Tommy se dio cuenta que estaba siendo observado de una manera muy peculiar, le incomodaba en cierta manera, pero a la vez se sentía obligado a mirar a Jack.

Escucha hijo..voy a contarte una historia, es algo que sucedió hace mucho ..mucho tiempo :

 

Había una vez un caballero que había retado a los Dioses y estos como castigo le habían condenado a errar sin encontrar su otro yo por el mundo entero.

En otra época fue poderoso, y sus decisiones sabias y noble. Pero su ambición le llevó a querer mas de lo que podía obtener y fue destruido.

Ahora, con una túnica que ocultaba su cuerpo y su rostro, caminaba por senderos desconocidos, en los que no había nada, ni árboles que le dieran sombra, ni verde hierba que le sirviera de mullido colchón en la noche.

Todo desaparecía a su paso..todo moría. Como un anima en pena, solo deseaba morir, pero eso estaba en manos de los Dioses, y no lo iban a permitir.

Un día, una joven que estaba bañándose en el río lo divisó. Sin temor se acerco a el intentando ver su rostro, pero no lo consiguió.

Cuanto mas se acercaba el mas huía y se escondía del muchacha. Sentía vergüenza. En otro tiempo había sido un poderoso caballero, noble y bueno, ahora, desposeído de su orgullo era poco mas que un despojo.

Pero aquella chica veía algo en el brillo de sus ojos. Veía arrepentimiento y dolor, y ella deseaba abrazarlo por alguna razón que desconocía.

Le fue acorralando hasta un árbol. La chica gritó despavorida cuando vio que en cuanto el toco el verde y frondoso árbol este se secó y se arrugo.

Ella retrocedió hasta el río y se sumergió en las aguas, hasta que estas le cubrieron todo el cuerpo.

Espera! Grito el condenado..no te asustes..estoy maldito por los Dioses, pero no te haré ningún daño, hace mucho que nadie se me acerca..

Ella, saco despacio la cabeza del agua y lo miro…

Tenía la capucha bajada y su rostro era dulce. Tenía barba y una mirada traviesa, pero en absoluto era un monstruo.

Aun así..no se acercaba a el. Ahora tenía miedo por lo visto en el árbol marchito. El con el brazo extendido la animaba a abrazarlo.

Pero ella no podía. Seguía sumergida en el lago..esperando..y el comenzó a llorar. Volvió a ponerse la capucha, y dándose la vuelta..empezó a caminar hacia la nada, haciendo morir todas las plantas por donde pasaba.

Ella..salió del agua temerosa y aun con miedo lo siguió por el rastro de desolación que dejaba.

El sabía que ella estaba ahí, pero no podía tocarle porque le temía..como el resto del mundo, estaba maldito.

Lo siguió hasta un monte donde subió a lo mas alto. Ella aun no sabía si seguía temiéndolo o deseaba abrazarlo..pero sus dudas y sus miedos eran mas fuertes que su deseo de hacerlo, y se limitó a observar.

Al llegar arriba, se quitó la túnica. Detrás estaba el hombre y una vieja armadura oxidada que lo acompañaba en su penuria.

Se arrodilló y mirando al cielo suplico perdón. Los Dioses al verlo, comprendieron que debían liberarlo, y con un rayo lo convirtieron en un árbol precioso, pero seco.

 

Ella, que lo había visto todo, se acercó corriendo y allí estaba. La túnica en el suelo, y un enorme árbol de gruesas raíces seco y sin vida.

Pensó que habría podido pasar si lo hubiera abrazado..ahora era tarde. Comenzó a llorar abrazándose al grueso árbol y cuando sus lagrimas tocaron el tronco de este comenzaron a brotar hojas verdes.

Pasaron los años..y pasaron muchas noches y días. Aquel árbol sobrevió a guerras, amores y desamores. Cierto día, un hombre codicioso taló el bosque y con el preciado y milenario árbol. De su madera nada se supo…hasta que un día llegaron a mi 3 baúles. Yo tenía una tienda de antigüedades y recibía objetos de todas las partes del mundo, estos tres me cautivaron desde el primer momento, su armonía, su belleza..y su magia.

Tommy sintió un escalofrío enorme que recorrió su espalda mientras miraba en la esquina del viejo hidroavión, allí estaban, no podía creerlo, los 3 baúles.

 

Algo pegajoso y a la vez áspero despertó a Sanders. Seguía encima del trozo del ala pero esta vez no encima del agua, sino de arena blanca y brillante.

Un alga envolvía todo su rostro. De un manotazo la lanzó de nuevo al mar. Estaba hambriento, cansado, débil y triste. Todo su pelotón había muerto, y Rudy tragado por el mar en su intento por salvarse.

Apenas podía acostumbrarse a la luz, su cara estaba quemada por la sal y el sol.

El agua golpeaba con suavidad la playa de arena blanca. Se levantó con dificultad y comenzó a caminar sin rumbo por la orilla.

Por la forma aparente de donde se encontraba se trataba de una isla.

Había palmeras y demás vegetación. Moría por un trago de agua dulce.

Pensó que tenía que haber un lugar donde encontrarla, pero estaba demasiado débil como para caminar. Se sentó en una roca, y descubrió unos pequeños moluscos adheridos en la misma. Intentó despegarlos para alimentarse con ello pero no lo consiguió. Agarró un pedrusco y golpeó con ella a las pequeñas conchas.

Algunas se desprendieron y pudo succionar su interior. Su sabor era fuerte pero era poco mas que un manjar dado su estado.

Después de un rato ya había ingerido mas de 20 de estos moluscos. Bueno..dijo..ahora tengo una sed terrible, voy a morir deshidratado si no bebo pronto.

Aquel frugal alimento le dio fuerzas para caminar algo mas adentro de la costa.

Cojeaba de la pierna izquierda, seguramente algún golpe le magulló en el amerizaje.

Nada..nada de agua..no puede ser. Voy a morir, debo de idear algo para sobrevivir, seguro que alguien me encuentra.

Sanders no se resignaba a perecer, era de una estirpe de valientes, de obcecados soldados que no dan por terminada una batalla si no es con la victoria.

Comenzó a llover. Una mueca de alegría surcó su rostro. Si llovía, podía beber.

Miró hacia el cielo con la boca abierta. Las gotas de lluvia empapaban su rostro y refrescaban sus agrietados labios.

Por un momento después de tantas penurias creyó estar en el cielo..aunque solo por un momento.

De repente notó un fuerte golpe en la nuca. Cayó desplomado a suelo.

Tommy seguía observando atónito los baúles. No podía creerlo pero la mirada de Jack y Manuel confirmaban que estaban en lo cierto. Aquello era algo mas que magia, era un punto entre lo increíble y el deseo que se hiciera realidad.

Estoy triste..dijo Tommy. Mi padre desapareció y nadie sabe donde ha caído, la gente piensa que ha muerto, pero yo se que esta vivo, deseo encontrarlo y traerlo de vuelta.

Mientras decía estas palabras miraba a uno de los baúles, el que le permitió volver a su habitación.

Jack meneó la cabeza hacia un lado y dijo:

La historia que te conté es verídica, sucedió hace miles de años, es la misma historia la que me llevó a encontrarlos sin yo quererlo. El destino es a veces muy fuerte, solo hay que desear algo con todas tus fuerzas para que se cumpla.

Como veo que te gustan mis historias voy a contarte otra, esta es una fabula de cómo el deseo de una persona puede convertirse en realidad, aunque su final no sea como uno deseara..

Colocó la lámpara encima de una caja e hizo una señal a Tommy para que se acercara. Este lo hizo, y se sentó enfrente del viejo con los ojos bien abiertos para escuchar su historia.

Bien hijo mío..empieza así:

 

Había nacido libre. Como un pájaro que extiende sus alas y desea ver el mundo, desde arriba, controlando a los diminutos seres que pareciendo hormiguitas se los divisa desde lo alto.

Pero no era un pájaro, si no un ser humano, aunque bien le hubiera gustado ser un ser alado. Cada mañana, al levantarse, veía como un nido de jilgueros convertían en bullicio la mañana, y al alzar el vuelo, el árbol que los arropaba quedaba en silencio. Que bonita imagen la de aquellos pájaros.

Un día, como cualquier otro, al ir a su ventana para ver a sus amigos alados, descubrió que ya no estaban. Ya no volvió a ser igual.

Día tras día, acudía a su ventana, pero nunca encontraba nada, solo silencio. El silencio es bueno pero tanto lo único que le aportaba era el nerviosismo de no ver lo que tanto anhelaba.

 

Volar…pensó…si fuera un águila podría ser libre, ver mundo y llegar lejos, dejar de trabajar en el viejo periódico de la calle 33,no tener que correr a coger el tranvía de la 17 ni desayunar cada mañana en la cafetería de Jimmy el gordo. Pero la realidad es que era una persona, y eso era imposible, al menos para cualquiera.

Después de un día duro de trabajo, llegó a casa y se pegó una ducha, un día mas , pensó. Cenó algo que ya tenía preparado y se fue a dormir.

Al despertar por la mañana…¡¡Sorpresa!! Estaba en lo alto de una montaña. Podía divisar todo aquello que siempre quiso, riachuelos llenos de vida, preciosos abetos, caminos que se pierden en el horizonte…sin saber como había llegado allí, ahora era diferente.

Extendió un brazo y comprobó que te tenía plumas, se había convertido en un águila. El vértigo lo invadió de lleno y temió por su vida al verse a tanta altura.

Pero algo mas fuerte latía dentro del, algo que le hacía alzar el vuelo por muy alto que fuera el precipicio. La libertad de volar.

Con un fuerte impulso se abalanzó al vacío. Aunque en principio creía que no lo iba a conseguir, sus alas respondieron a la orden de batirlas con fuerza.

La vista era maravillosa, tal y como siempre había imaginado. Desde lo alto el dominaba  todo lo que se movía, veía mas allá que cualquier humano. Pero después de volar en círculos durante mucho tiempo, se dio cuenta de que no era todo lo que deseaba, le faltaba algo, alguien con quien compartir sus vivencias, sus ilusiones, su nueva vida…

Porque la vida le había premiado con tal deseo? Nadie lo sabe, pero lo cierto es que ahora era una realidad. Un día cuando volaba en círculos como de costumbre, divisó una mujer llorando, sentada en un banco al lado de un parque.

Se posó a su lado y la miró. Ella, sin apenas inmutarse, dejó de llorar y con tristeza se levantó del banco y se marchó. Porque tanta indiferencia? El era un pájaro, un águila, y ella un ser humano. Pero por alguna razón, el ya no deseaba volar, sentía que su alma hasta ahora libre se había convertido en prisionera de aquellos ojos que sollozaban.

Levantó el vuelo y en un triste destino, cayó alcanzado por un rayo traicionero. Frío y rígido cayó al suelo a los pies de la mujer, que mirando al ser alado, sintió como si parte de ella estuviera con él. Cerró los ojos y lo abrazó.

 

No entiendo..dijo Tommy, su deseo acaba en muerte? ..

Hijo, dijo Jack, a veces nuestros deseos se cumplen, y cuando conseguimos lo que anhelamos, se esfuma nuestro interés.

Se que tu deseo es encontrar a tu padre..lo se..se que eres valiente, esforzado, y se que te mereces ganar.

Aquellas palabras le reconfortaron, le dieron fuerzas para seguir su objetivo..a su padre.

Estos baules pueden hacer cosas maravillosas, pero también traen una desgracia.

Tommy levantó su barbilla y miró desafiante a Jack. No tengo miedo, si ellos pueden devolverme a mi padre son la herramienta que necesito.

Manuel se le acercó muy serio. Tranquilo Tommy, te ayudaremos, pero no sabes del poder que estamos hablando.

Tommy se levantó de un salto y dio media vuelta..

Espera! Dijo Jack..demasiado tarde..Tommy salía por la oxidada puerta del Hidroavión en dirección a su casa.

Según caminaba en la noche algo dentro de el hervía ansioso de salir, su deseo de encontrarse con su padre.

Al lado de la calle había un viejo cañón de la guerra de secesión, este adornaba un parque con su imponente aspecto. Dicen que nunca se pudo disparar, era una leyenda. Con su dos ruedas grandes de madera y su metal oscuro saludaba a todos cuanto pasaban por allí con su gran porte e historia.

Tommy se acercó al cañón.

Se como te sientes..le dijo..solitario, sin fuerzas, observando sin poder explicar nada. Eres fuerte, pero no lo puedes demostrar, grande, pero te ves pequeño ante el progreso, yo soy igual que tu, un niño que ve como no puede hacer nada para salvar a su padre.

Se sentó al abrigo de la noche debajo del cañón, acurrucándose y quedándose dormido en un profundo sueño.

 

La cabeza le daba mil vueltas. Notaba un frío suelo con un índice de humedad muy alto, además era duro y metálico.

Intentó levantarse pero le fue imposible, estaba atado de pies y manos.

Solo alcanzaba a ver una pequeña puerta de hierro al fondo, el resto estaba solamente iluminado por una tenue luz de emergencia roja.

Cerró los ojos e intentó concentrarse en los sonidos que pudiera percibir.

Le llegaban palabras sueltas..sin sentido, al menos porque no estaban en su idioma..era claro que hablaban en alemán.

En la academia militar les enseñaron nociones básicas del idioma germano, ahora era el momento de recordar aquellas enseñanzas, aunque no sería fácil, y menos con el tremendo dolor de cabeza que tenía en ese momento.

La puerta se abrió y aparecieron dos soldados de la embarcación..se trataba de un submarino modelo U-544, la pesadilla de los navíos mercantes y de guerra que navegaban por el océano.

Pero..la pregunta es que hacía ese submarino en la isla y porque lo tenían retenido en su interior.

Sanders miró desafiante a los dos guardianes.

Vamos! Levántese! Acompáñenos a la sala del capitán!..Uno de los soldados le desató los pies y le ayudó a incorporarse.

A duras penas se levantó y empezó a caminar en medio de ellos.

Al final del pasillo estaba la camareta del capitán. La puertezuela se abrió y allí estaba.

Debía tener unos 38 años aunque por su apariencia aparentaba algunos años mas.

Una tupida barba escondía parte de su rostro. La elegante gorra de la Kriesmarine de lado, su uniforme desaliñado, y en sus manos una fruta exótica. No parecía el férreo oficial alemán, bien uniformado y estricto, sino un cansado soldado de tanta guerra harto de injusticias y dolor.

Siéntese! Dijo en tono imperativo..le apetece un trozo de fruta?

Aquello desconcertó a Sanders. Le estaba hablando en su idioma no en alemán, y además estaba siendo amable con el.

Gracias..si..acepto, estoy hambriento.

Sanders se llevó un pedazo de la exquisita fruta tropical a la boca y la masticó a toda velocidad.

Y ahora cuénteme..no me dirá que estaba de vacaciones en esta miserable isla.

La mirada del capitán del submarino se quedó fija en los ojos de Sanders como esperando alguna reacción involuntaria.

Terminó de tragar su pedazo de fruta y le dijo..

Es simple..iba en un avión militar y por alguna razón que desconozco caímos en mitad del océano. Todos perecieron menos yo..al menos que tenga conocimiento. La tormenta hizo lo que el gran choque contra el agua no pudo, acabar con los pocos supervivientes .

Yo me sujete en un trozo del ala..y el resto ya lo sabe, aparecí en esta isla, no puedo contarle nada mas.

Bien..bien..a si que solo iba en el avión y este cayó por arte de magia..verdad?..

El tono sarcástico del capitán no le gustó nada a Sanders.

Dígame cual era su misión..donde iban con ese avión..

Sanders permaneció en silencio..

Bueno..parece que hemos encontrado un pez agonizante que no desea volver jamás..

Helmut! Lléveselo a la celda y prepárese para partir, la nave ya esta reparada y lista.

Pero…dijo Sanders..no puede..

Claro que puedo..un bombardero norteamericano daño mi submarino hace 6 días, estuvimos a punto de morir y solo esta isla en medio de la nada nos salvó.

Usted podría darnos información muy valiosa que podría darnos algunas victorias.

Lléveselo!..

Lo levantaron con fuerza y lo encerraron en un pequeña y húmeda celda.

El golpe de la puerta metálica hizo estremecer a Sanders, cruel destino pensó, salvarme de las olas, de la muerte segura para acabar encerrado y morir lentamente.

Se sentó en una esquina y se puso a pensar.

 

El gallo cantó el amanecer. Tommy ni se inmutó pues estaba profundamente dormido acurrucado a los pies del viejo cañón.

Tommy! Un grito femenino tremendamente familiar lo despertó de golpe.

Sobresaltado se dio un cabezazo contra el frío y duro metal del cañón..

Ahuuuuuuuuuuu! Donde estoy? ..Mama? que pasó?..

Su madre le agarró de una oreja y le arrastró hasta la calle principal.

No llores..niño desagradecido!..tu padre desaparece y yo al levantarme veo que no estas en tu dormitorio..que has desaparecido…como crees que me sentí?

Tommy no se atrevía a levantar la cabeza. Su mama tenía razón. Había sido un egoísta , solo pensó en él.

Mama..escucha…solo quería salvar a Papá ..te lo puedo explicar..

Estas castigado..te quedaras en tu habitación sin salir, y no pretendas quedar con nadie en una semana, aprenderás que hay que ser mas responsable.

Tommy entró en la habitación, cabizbajo, y se tumbó en la cama. Agarró su brújula y la observó..pero las agujas no indicaban la dirección deseada..el lugar donde estaba su padre.

Jack y Manuel pensaban en como ayudar a Tommy. La situación era complicada porque el había salido  precipitadamente del viejo avión sin esperar la explicación de los baules.

No podemos abandonarlo..dijo Manuel, nos necesita.

Así es..contestó Jack, necesita encontrar a su padre , los dos sabemos que esta vivo, pero será complicado hacer funcionar la magia del baúl .

Pues deberemos hacerlo porque el tiempo se acaba, no tenemos mucho tiempo.

Tommy estaba muy triste. Había enojado a la sonriente de su madre, ella ..la que nunca se enfadaba.

Si su padre lo hubiera visto se habría enfadado con el también, pero el era la causa de esa difícil situación.

La noche llegó de nuevo. Tommy bajó a cenar algo que le había preparado su madre.

Mama..perdona..

Hijo..no pasa nada, cena y ve a dormir, esta situación nos esta volviendo locos a todos.

Tommy se acabó el pollo asado con patatas que había cocinado su madre y dándola un beso en la frente subió las escaleras en dirección a su dormitorio.

Suspirando, se tumbó en la cama y cerró los ojos.

Al rato una luz azul inundó su habitación. La luz era cegadora, sus ojos recién entreabiertos apenas podían acostumbrarse al resplandor.

Se levantó y se acercó a ella. Un atisbo de timidez, inquietud y valentía se apoderó de el.

Algo había dentro de la luz que le invitaba a entrar..eran dos caras conocidas, la de Jack y Manuel  que sonrientes animaban al muchacho a penetrar en lo desconocido.

Tommy se vistió con una camisa caqui y un pantalón verde oscuro, agarró su mochila de explorador y su brújula y saltó dentro de la luz.

En el camino luminoso sintió una paz interior grande y poderosa, Jack y Manuel lo escoltaban hacia un lugar bien conocido, el viejo hidroavión en el hangar 18.

El baúl se abrió y la luz transportó a los tres al interior de la vieja aeronave.

Tommy sonreía y miraba de manera agradecida a sus dos amigos. Vamos a ayudarte..dijo Jack..pase lo que pase tu papa estará a tu lado..

Así es..dijo Manuel , iremos contigo a encontrarlo, por muy difícil que eso parezca..te ayudaremos.

Pero..me dijisteis que los baules tienen una maldición..o un peligro al usarlos..dijo Tommy..

Bueno..el peligro es parte de las decisiones de la vida, y la vida es aventurarse a conseguir lo que queremos..yo como ves soy anciano, y en mi dilatada y experimentada vida he podido ver como las personas perdían lo que anhelaban solo por el hecho de desistir, de rendirse, tu no lo has hecho.

Eres fuerte, tienes un objetivo, parece que la fuerza, lo imponente, y el poder del viejo cañón donde te quedaste dormido se ha materializado dentro de tu espíritu..afirmó Jack..

Estoy pensando…y si..dijo Manuel..te llamamos Tommy cañón?

A Tommy le pareció divertido el apodo..con una leve sonrisa dio su aprobación.

Bueno! Dijo Jack..Tommy cañón..me gusta!

Pues adelante..vamos a buscar a tu padre..y lo vamos a hacer en este avión.

Como? Este avión es una chatarra ..no puede volar ni empujándolo desde un barranco..dijo Tommy.

Es cierto, lo normal es que no pueda volar, pero este si lo hace porque tenemos el baúl idóneo para ello, el será nuestro motor y mapa para nuestro destino..tu padre, dijo Manuel.

 

Sanders se había quedado dormido. Estaba aun muy débil y  aunque prisionero en una pequeña celda, su cansancio había podido mas que su deseo por intentar escapar.

Un ruido desacompasado indicaba que el submarino empezaba a partir.

Los nervios se apoderaron de el. Se levantó de golpe y gritó..

Oigan!..escúchenme!

Nadie le respondió..solo el movimiento del navío submarino le hizo agarrarse a una pequeña tubería.

El submarino comenzó a sumergirse , ahora estaba en manos del destino de nuevo, aunque lo tenía mas y mas difícil.

Pasó una hora, que para Sanders era como un año en su situación.

La puerta se abrió. Allí estaba el capitán. Muy serio le dijo: Bueno, parece que no nos queda otra que ser amigos, tenemos una larga travesía .

Estamos muy lejos de nuestro puerto. Se que la guerra va mal para mi pais, pero debo ser fiel a mis principios e intentar hundir cuantos barcos pueda antes de llegar a mi destino final..el puerto de Hamburgo.

Sanders no podía ni parpadear. Estaban en el océano muy lejos del destino final. Tal y como estaban las cosas era muy posible que el submarino no llegara y fuera hundido por los muchos torpederos aliados que patrullaban en esa ruta tan larga.

Su desesperación crecía. Iba a perecer en el mar, encerrado en una nave enemiga, nadie sabría mas de el, y solo los peces darían cuenta de sus hazañas.

No se preocupe..le trataremos bien..o mal..eso dependerá de usted, de momento esta invitado a cenar en mi camarote. Vendrán a buscarlo dentro de 20 minutos.

La puerta se volvió a cerrar. Sanders se quedó pensativo. Pensó en su familia, sus amigos muertos en el terrible accidente..y en la manera de escapar.

También pensó que ya lo habrían dado por muerto, pero debía demostrar al mundo que aun seguía vivo.

Al momento dos soldados vinieron a buscarle. Póngase estas ropas limpias y síganos..le dijo uno de los soldados.

La verdad es que aquellas ropas le venían muy bien. Las suyas eran poco menos que harapos.

Se vistió a toda prisa y siguió a los soldados hasta el camarote del capitán .

Bienvenido..hummm..como debo llamarlo? Le dijo el capitán..

Sanders..soy el capitán Sanders del ejercito de aviación de los EEUU.

Vaya..o sea que tenemos el mismo rango..bien..yo soy Rudolf, capitán como usted.

En la mesa un gran plato con fruta, otro con un gran pescado asado y una botella de vino.

Le apetece una copa?..

Si..gracias, pero antes comeré algo si me da su permiso.

Por supuesto..coma..coma..

Sanders dio cuenta del pescado, del vino y de la fruta. La verdad es que estaba tan hambriento que perdió hasta los modales de caballero.

Rudolf lo miraba complaciente.

Ahora si que brindará conmigo?

Perdón capitán..por supuesto..por que desea brindar?

Brindemos por la gran Alemania!

Sanders no levantó la copa.

Vaya..el brindis veo que no es de su agrado..quizás usted podría proponer uno mejor?

Bueno..yo brindaría por el fin de la guerra..que le parece?

Un silencio sepulcral inundó la sala durante unos segundos. En esos segundos Rudolf recordó Hamburgo, su ciudad natal. Recordaba su niñez, lo bonito de la ciudad con sus canales, como correteaba y jugaba con sus amigos en una vieja barca abandonada. Luego recordó a su esposa, Ingrid, y a sus dos hijos Hans y Eva. Como lo abrazaban al llegar de trabajar, como era feliz en paz..hasta que llegó la guerra.

Primero estuvo en un navío de guerra y por meritos fue ascendiendo hasta capitán .

Entonces recordó julio de 1943. El estaba en alta mar en una misión de combate.

Hamburgo se convertiría en una autentica pira incendiaria.

Para la Operación Gomorra dieron lugar a 5 ataques nocturnos por parte de la Royal Air Force, más otros 2 a la luz del día, responsabilidad de las USAAF.

Durante los bombardeos se emplearon tanto bombas explosivas como incendiarias. Las primeras destrozaban los tejados de los edificios, de modo que el fósforo de las segundas cayera directamente en el interior de las viviendas y en los huecos de las escaleras. Estos, casi en su totalidad de madera, propagaban el fuego hacia el interior de las plantas subterráneas, de modo que las casas ardían completamente hasta los cimientos.

Los búnkeres construidos para la protección de la población solo podían ofrecer en esta fase final de la guerra una protección limitada; a lo largo de la misma, las bombas se iban haciendo cada vez más grandes, de modo que los búnker apenas podían ya resistirlas. La falta de oxígeno provocada por los incendios provocó también la muerte por asfixia de muchas personas encerradas en ellos..fue una autentica masacre.

En uno de esos refugios estaban Ingrid y sus dos pequeños. Murieron calcinados.

Cuando recibió la noticia el dolor rasgó su corazón. Se embarcó en el submarino y navegó lejos de su destruido hogar.

Una lagrima surcó por su mejilla..

Bien..por el fin de la guerra..levantó su copa y ambos brindaron.

Sanders notó la grandísima tristeza de Rudolf..pero bebió la copa de vino deseando que el brindis pronto se hiciera realidad.

Bien..comprenderá que aunque brindemos juntos y deseemos la paz ambos somos enemigos..dijo Rudolf.

Sanders asintió con la cabeza..así es..somos enemigos, es triste que las ideas políticas sean las que dirijan nuestro destino.

Yo no entiendo de ideas políticas..solo de lo que he perdido en esta miserable guerra,..Rudolf diciendo esto se dio media vuelta y dijo:

Llévenselo a su celda, nos espera un largo viaje.

 

Tommy sonreía pero a la vez estaba preocupado por su madre. Jack pudo leer en la expresión de su rostro que algo no iba bien.

Que te pasa muchacho?..

Nada..es mi madre..cuando despierte verá que no estoy, y moriría de pena.

Manuel le dio una palmadita en el hombro y le dijo:

Ese es el tercer baúl..ese baúl nos dará el tiempo necesario para ganar tiempo al tiempo..

Pero..como? dijo Tommy

Ves ese reloj extraño? Pues solo tenemos que conectarlo al baúl y cada minuto que pase será regresado al punto de partida. Por muchas horas o días que estemos fuera será como si acabáramos de llegar..que te parece?

Tommy observo el viejo reloj hecho de piezas rotas, seguía en la cabina, y de el colgaba un alambre .

Estas preparado para la mejor aventura de tu vida?..preguntó el anciano Jack.

Si! Vamos a buscar a mi padre..

Manuel conectó el alambre al baúl y este se abrió. La luz era de un rojo cegador.

Es hora de partir..entremos dentro y preparémonos para volar.

El corazón de Tommy latía tan fuerte que parecía que los motores del viejo hidroavión estaban rugiendo de nuevo.

Uno tras otro fueron entrando..primero Manuel, después Tommy y por último entró Jack.

El baúl se cerró a su paso..

Un fuerte mareo le hizo despertar de golpe. Estaba dentro de un avión.

Este avión era un modelo antiguo, pero por dentro muy bien conservado. Lo curioso era que estaba volando. Los motores estaban a pleno funcionamiento y el sonido de las hélices poderoso y rítmico. La construcción de estos aparatos comenzó en 1939 a 1941. Era un modelo PBY, un poco dañado pero de los mas resistentes que jamás se habían fabricado.

Jack estaba pilotándolo y su copiloto era el pequeño mexicano Manuel.

Tommy se acercó a la cabina y observó la vista desde la escueta y discreta ventana partida.

Las nubes se apartaban y el cielo azul daba paso al resplandor del sol en la superficie metálica.

Dentro de la cabina un montón de relojes que indicaban la presión, combustible y otros necesarios para dirigir la nave.

Jack tenía una gorra de oficial antigua y descolorida. Manuel su siempre roto y desgastada ropa, y Tommy sin poder creer todo cuanto le estaba pasando.

Jack..dijo Tommy..tengo una pregunta, por que tanta magia en un mundo en guerra?..

Jack le miró de reojo y sin dejar de pilotar le dijo:

Nuestro viaje tiene un fin..encontrar a tu padre. No nos faltaran aventuras ni desazones , pero la magia existe si tu realmente deseas creer.

Voy a contarte otra de mis historias, ya que tenemos tiempo, y aquí en el cielo te sonara mejor..es de cómo aunque el destino este en contra puedes encontrar lo que mas amas.

Tommy se apresuró a sentarse a su lado y escuchar. Le encantaban sus historias, le trasladaban a un mundo mágico y único.

Esta historia, una historia de amor..es también parte de mí, ocurrió hace mucho tiempo..según decía esto, un nudo se apoderó de su garganta..pero tragando saliva..comenzó:

 

Aquel barco navegaba a la deriva. Llevaba varios días sin rumbo, y su único tripulante cansado de tanto navegar estaba sentado en la proa del mismo observando la inmensidad del océano.

Las velas rasgadas debido a un temporal que milagrosamente había sorteado ileso y el único motor que lo podía impulsar inundado de agua le impedía maniobrar el barco, obligándole a estar a merced de los elementos.

Ahora el mar estaba en calma. Solo se oía el agua golpear contra la quilla y el chapoteo de algunos peces que salían a respirar.

Pensativo, con barba desaliñada y la piel quemada por el sol, jugueteaba con un palo dando contra una barandilla.

 

Que feliz habría sido! Pensaba..ahora tenia la calma que nunca antes habría imaginado, pero le faltaba la acción que antes le daba la vida, la emoción del día a día.

Recordaba cuando decidió montar en su pequeño velero y hacerse a la mar, olvidarse de todo lo que conocía , pero en su afán por olvidar, se dio cuenta de que los recuerdos nunca olvidan y persiguen a su origen.

Quiso huir de la realidad, y la realidad le atrapó en sus redes, quiso huir de su pasado, y este lo envolvió hasta enloquecerlo.

Solo cuando aceptó su vida y pudo enfrentarse a ella, cara a cara, pudo navegar, y disfrutar de la paz del mar.

 

Después de estar navegando, el destino lo atrapó, y le dejó encerrado en un bucle de desgracias que no le dejaban salir.

Allí sentado, sin nadie que le rescatara, pensaba en donde estaría su otro yo. En su soledad, había tenido tiempo de meditar, de crear su propia realidad.

Imaginaba su nueva vida, llegando al puerto donde le esperaba aquella mujer tan especial, sonriendo por su vuelta.

Si..soñaba..era lo único que le quedaba. Las noches tristes solo eran alegres cuando el sonido de los delfines le acompañaban en sus delirios de encontrar su otro yo.

Tumbado en la cubierta, miraba a las estrellas, y allí, en la constelación de Orión, estaba la mas brillante.

En ella vio la imagen de aquella mujer, de la que estaba locamente enamorado. Lucho por ella y ella por el, también por su hijo pequeño, pero el trabajo y el destino los separo por un tiempo.

La estrella le recordaba a ella por su brillo, que era como el de una sonrisa alegre, y la aureola de luz su amor..su preocupación.

Que bonito!! Aquel astro le miraba y le decía ..aguanta marinero..pronto saldrás de esta. Una leve sonrisa surcó su rostro. La imagen de ella estaba al cerrar los ojos, y al abrirlos, la luz de aquella estrella le hacía entender que podía alcanzarla.

 

El mundo no es lo que parece… y en un atisbo de mala suerte, aquel cielo se nubló haciendo desaparecer todas las estrellas.

El mar enfureció, como defendiendo celoso a su amada. Despertando sobresaltado se aferró al mástil con fuerza, mientras la furia del mar lo golpeaba con furia.

De repente una roca partió la nave en dos, quedando agarrado a un trozo de madera, mientras el Dios Neptuno intentaba llevarlo a las profundidades.

En su mano, una foto, la de su destino, en su corazón una estrella, la que perdió en el cielo.

Cuenta la leyenda que los barcos cuando pasan por aquel lugar se sienten algo extraño ,la pasión que dejó aquel marinero en las profundidades del mar por su verdadero amor.

 

Tommy quedo mudo por la historia. De donde sacaba tantos y tantos cuentos el viejo Jack?

Miró el rostro de Jack y vio que estaba muy triste, es como si la historia que acababa de contar fuera suya personal, pero era algo improbable porque el personaje muere tragado por el mar.

Siempre podemos hacer de una desgracia un mundo lleno de pasión y amor, en este relato ves como todo se torna complicado, pero como al final, aunque triste, es alegre porque el consigue ver en su final lo que tanto anhelaba, dijo el viejo.

Manuel observaba mientras ellos hablaban por la pequeña ventana del avión.

Allí!..grito..allá abajo ..una isla muy pequeña!

En efecto, desde la altura en la que se encontraban se veía un pequeño y diminuto islote.

La pregunta era porque esa isla..porque el baúl les había dirigido hacia un punto tan distante y pequeño.

Tommy dio muestras de impaciencia..quizás..pensó..allí estará mi padre..seguro que su avión cayó cerca y el se refugió en la isla.

Jack hizo virar el hidroavión para descender y posarse en las calmadas aguas azul turquesa.

El corazón de Tommy empezó a latir con fuerza..

Tranquilo…puede ser que ese sea el destino final y el punto de encuentro de tu desaparecido padre..pero mira, el baúl emite una tenue luz roja, significa que estamos cerca de alguna pista, no te ilusiones tan pronto.

Tommy cañón miro desafiante a Manuel. No quería aceptar que su padre no estuviera en el islote.

Rápidamente se abalanzó a la puerta, quería ser el primero en descender.

Un brusco golpe lanzó a Tommy contra el otro lado. Rápidamente se puso en pié y abrió la puerta metálica abalanzándose al exterior.

Espera! Grito Manuel..aun no…

Demasiado tarde..Tommy estaba en mitad del agua, aferrado a la pata del hidroavión.

Su inquietud le hizo olvidar que no estaban en tierra firme, si no en el mar.

Jack se acercó y empezó a reír con su voz ronca..

Jua,jua,jua..mi pequeño Tommy Cañón, precipitarse no es bueno..sujétate mientras acerco mas el aparato a la playa.

Lentamente el hidroavión llegó a un punto donde podían saltar sin peligro de mojarse demasiado.

Ahora Tommy! Suéltate!..

Tommy empezó torpemente a caminar hacia la playa. Allí la arena era blanca, y el golpe suave de las olas invitaban a relajarse, pero el fin de ese viaje no era quedarse de vacaciones, si no encontrar a su padre.

Caminaron juntos un pequeño trecho por la playa y no hallaron nada..hasta que Manuel se apoyó en una pequeña roca.

Mirad!..

Jack y Tommy se apresuraron a acercarse. Allí estaban. Pequeñas conchas de moluscos arrancadas estaban esparcidas por la arena.

Alguien había estado allí, comiendo lo que buenamente había podido encontrar.

Seguro que fue mi padre! Dijo ansioso Tommy.

Es posible..dijo Jack, pero por el aspecto de las conchas parece que ha pasado mucho tiempo, están secas.

Caminemos hacia allí..dijo Manuel señalando un lugar donde las palmeras eran muy abundantes, quizás allí encontremos alguna pista mas.

Buena idea!..El viejo Jack caminó el primero en dirección al verde oasis.

Un momento..he visto algo..dijo Tommy.

Ambos se volvieron y lo miraron ..

Aquí no hay nadie Tommy, le dijo Manuel, seguro que ha sido un animal que ha hecho algún ruido..

No! Te juro que he visto algo..como una silueta allí, entre aquellos matorrales..y era grande.

Esta bien..vamos hacia allí y veras como te equivocas, le dijo Manuel.

Tommy sacó su pequeña navaja del cinturón y con paso firme y valiente se acercó al matorral.

Un ruido de ramas y tierra alertó a los tres..muy despacio se acercaron y cuando estaban a menos de dos metros allí vieron el causante de aquel sonido.

 

La sirena de alarma empezó a sonar. Sanders se precipitó hacia la pequeña escotilla de su puerta metálica.

Desde allí veía parpadear la luz roja. Eso solo podía significar algo, un ataque.

Aunque deseaba que los aliados lo hundieran, su parte mas humana, la de la supervivencia le decía que era mejor que no ocurriera.

Un tremendo estruendo se escuchó. Aquello zarandeó el submarino como si se tratara de una caja de cerillas arrastrada por la corriente y golpeándose contra las ramas de un río.

Solo podía ser una cosa..el submarino alemán había sido descubierto por algún radar de un navío, y ahora estaba siendo atacado por cargas de profundidad.

Hacía un par de años el coronel Stuard le había invitado a presenciar un simulacro de ataque aéreo con cargas de profundidad.

Lo curioso es que el era ahora parte real de ese ataque.

La mayoría de los submarinos hundidos por cargas de profundidad no lo fueron por un estallido desafortunadamente cercano, o por una carga especialmente bien dirigida, sino por una acumulación de daños tras un ataque continuado con cientos de cargas de profundidad, eso era bueno para el. En la marina sabían que no eran muy efectivas, pero que podían causar averías en el interior del navío submarino.

De nuevo otra mas..y otra. El estruendo era espantoso. El parecía un muñeco o una marioneta que iba de un lado para otro.

Un giro brusco le lanzó contra la dura pared metálica..

De repente silencio..y un zumbido..seguido de otro zumbido mas fuerte.

No cabía duda, eran dos torpedos que el capitán Rudolf había ordenado lanzar una vez avistado el objetivo.

De repente escuchó un sonido mas familiar, el de los soldados marineros gritando de júbilo por la victoria.

Era evidente, el buque aliado había sido alcanzado y hundido.

 

Al cabo de unos minutos la puerta de su celda se abrió. Rudolf estaba sonriente.

Espero que no haya pasado mucho miedo Sanders..dijo..a punto han estado de mandarnos a hacer compañía a los peces, pero nuestra pericia hizo que fueran ellos los que visitaran a Neptuno.

Sanders no hizo ningún comentario.

Bueno, le comento que subiremos a superficie para ver los daños que nos hayan podido causar las cargas de profundidad, y por supuesto para contemplar como el buque aliado se acaba de hundir.

Acompáñenos..esta invitado..

Prefiero quedarme solo aquí abajo..

De ninguna manera..le vendrá bien un poco de aire fresco..

Con un gesto ordenó a sus soldados que le escoltaran hacia la escotilla de superficie.

El golpe de aire fresco causó una agradable sensación a Sanders.

Los marineros inspeccionaban la cubierta. El submarino alemán había soportado cada una de las cargas . No tenía ningún daño apreciable.

A lo lejos una luz amarilla y roja indicaba el lugar donde el buque de guerra aliado se estaba hundiendo.

Sanders miró hacia el suelo mientras Rudolf observaba serio el espectáculo .

La guerra es imprevisible no cree? Hace un momento nosotros podíamos haber estado envueltos en llamas y dolor..y ahora somos espectadores del cruel destino de nuestros enemigos.

Sanders se limitó a asentir levemente mientras cerraba los ojos.

Una leve brisa hizo recordar a Sanders el día que conoció a su bella esposa.

Empezó a recordar el día..el como el destino le llevó hasta ella y como ella le contó sus experiencias y sentimientos encontrados.

 

Recordó aquel día tan caluroso.. era difícil que hiciera mas calor. Aquel pueblo era un perfecto infierno.

No había nadie por la calle. El crujir de las maderas de las casas por el incesante calor hacia prever que lucifer vendría a vivir allí.

En el centro de la plaza la fuente se había secado. Nadie en el lugar había conocido un verano tan intenso.

En lo mas alto del pueblo vivía una chica. Soñaba con ser feliz, ser actriz, viajar y sobre todo deseaba que alguien conquistara su maltrecho corazón.

Ella había sufrido mucho. De pequeña lucho por ayudar a sacar adelante a su familia. El destino quiso ser cruel con ella y le arrebató seres queridos,  pero siempre tenía una bonita sonrisa en su rostro. El destino hizo que conociera hombres que la hicieron daño, que abusaron de su confianza y su pudor..eso la hizo ser mas dura con sus sentimientos, ser confiada pero en lo relativo a las emociones mas intimas ser reservada y dura con ella misma.

Cierto día, bajó a la plaza a tomar café con una amiga. En el camino pensaba que su felicidad no era del todo lo que deseaba, pero la estabilidad que le daba era importante , de modo que olvido por un momento sus deseos y se dirigió a la puerta del bar., donde estaba María, su amiga mas preciada.

 

El café estaba tibio y eso no la gustó. Empezaron a hablar de sus cosas, y se dieron cuenta de que su vida se estaba volviendo monótona.

Por un momento, descubrieron que no eran del todo felices, que les faltaba esa chispa de la vida.

Decidieron acabar ese café y salir a pasear al campo..donde podrían pensar mejor. Sin saber como, paseando , se encontraron una moto aparcada en el medio de un camino. Al lado, había un rio, donde un chico se estaba bañando, liberándose del calor del día y el viaje.

Ellas lo miraron..y descubrieron que estaba bañandose en el lago. Sonriendo se escondieron detrás de un arbusto a observar a aquel hombre que sin pudor ninguno se bañaba bajo el tórrido sol.

Ella lo miro y vio que esa alegría y naturaleza le gustaba..pero sus pensamientos chocaban con su realidad..

Pero que estaba haciendo!!! Era una mujer comprometida con sus objetivos y sus valores..pero aquella ráfaga de picardía y aventura la hacia estar viva de nuevo.

 

El salió del agua..y comenzó a vestirse. Ellas ..perplejas, y con la boca abierta, no le quitaban ojo, pero su amiga se dio cuenta de que en los brillos de los ojos de ella había un algo especial.

 

De repente..el se monto en su Harley y con un sonido estruendoso arranco..giro la cabeza hacia donde estaban escondidas y sonrió…En este momento de recuerdo Sanders sonrió olvidando por un momento donde se encontraba.

Ellas lo vieron sonreír..y supieron que siempre había sabido que estaban allí..se puso el casco..y se alejo.

En ese momento ella sintió que le hubiera gustado bañarse en aquel río con el…pero ahora solo el polvo del camino dibujaba lo que podría haber sido…

Al volver a casa..pensativa..pensó en el y ya no se lo pudo quitar de la cabeza.

Al momento de nuevo, el sonido de aquella motocicleta. Ella se acercó al portal de su casa y allí le esperó.

Era el destino. Desde entonces no se separaron jamás. Su moto aun espera polvorienta en el garaje de su casa tapada por una vieja lona del ejercito.

Sanders! Gritó Rudolf ..en que diablos esta pensando..vamos a sumergirnos de nuevo!

Sanders sobresaltado reacciono y bajó por las estrechas escaleras de la torreta del submarino.

La escotilla se cerró de golpe. El agua empezó a inundar los compartimientos y el submarino comenzó a sumergirse.

 

No te acerques! Gritó Manuel ..podría ser peligroso. Jack se acercó a menos de un metro y dijo:

No hay peligro..este hombre esta muy malherido, debemos ayudarlo.

Tommy se apresuró a acercarse y ver su rostro..una gran decepción se dibujó en su cara..no era su padre.

dsc_0216

Animo amigo..dijo Jack, estas a salvo.

Era un hombre fornido. Su uniforme destrozado era de las fuerzas aéreas de los EEUU.

Estaba claro que era uno de los que iban en el avión de su padre.

Puedes hablar? Dijo Jack..

Un gesto de afirmación ..y después una palabra..

Sanders?..donde esta Sanders?

Tommy brincó sobresaltado..

Mi padre!..mi papa se llama Sanders!! Esta vivo..verdad?

Tranquilo..beba agua..

Jack le llevó su cantimplora a la boca y este comenzó a beber, su cuerpo ardía por la fiebre, y las heridas que tenía por todo su cuerpo daban el peor de los presagios, mas Jack era optimista.

Su mirada experimentada y sabia aportaba paz.

Manuel..ve a por provisiones al avión!..Manuel echó a correr y en menos de un suspiro estaba con una mochila cargada de algunas viandas.

Como te llamas?

El hombre herido tomó aire y dijo..Rudy..me llamo Rudy.

Prepararon una tienda hecha de ramas secas y hojas de palmera. Allí extendieron el cuerpo de Sanders.

Tommy no se separó de el.

Tengo algo que preguntarle..conoce a mi padre? Se llama Sanders..

Sanders…si..estaba..dijo Rudy..pero la fiebre lo hizo dormir y caer en un profundo sueño.

Traed unas hojas de palmera y envolved arena húmeda en ellas, servirán para bajar su alta temperatura, dijo Jack..

Iré yo..dijo Tommy..

Rápidamente las trajo y le aplicaron la cura. Manuel vigilaba su sueño mientras ponía vendas en sus heridas, todas ellas eran cortes producidos por golpes contra las rocas.

La noche llegó. Jack preparó una hoguera que reconfortó la improvisada vivienda.

Crees que se salvará? Podrá contarme algo de mi padre? Dijo Tommy..

Tranquilo muchacho. Tienes el ímpetu del cañón en la batalla, todo a su tiempo.

Si tu pregunta es si volverá a volar como un pájaro cuando cae de su nido..la respuesta es el tiempo..

Podrías contarle el cuento del hada que no podía volar! Dijo Manuel.

De acuerdo..pero solo si cenas y te acuestas. Han sido muchas experiencias en el día de hoy.

Tommy aceptó no sin antes refunfuñar un poco..pero sabia que tenían razón.

Prepararon un poco de carne seca y unas piezas de fruta. Era delicioso pues estaban hambrientos.

Tommy se recostó en una improvisada cama hecha de hojas de palmera.

Bien amigos..este es un cuento que nos ayudara a entender el como levantar el vuelo..

 

Había una vez una pequeña hada que vivía en un bosque lleno de flores y arboles grandes y frondosos.

Un día nuestra pequeña hada se sentó en una flor , y mirando al cielo empezó a pensar lo feliz que era.

Nunca la había faltado de nada. Desde pequeña, sus padres la enseñaron a volar entre la espesura del bosque, sus amigos la enseñaron a jugar y divertirse en el lago, huyendo de todos los peligros y burlarse del sapo de la charca.

Sonreía al cielo por su suerte, nada la faltaba, pero sin saber como algo dentro de ella le decia que no era lo suficientemente feliz.

Extendió sus pequeñas alitas y se lanzó a volar, pero cual sería su sorpresa! No podía! Y se precipitó estrepitosamente contra el suelo.

El golpe fue duro..pero ella era un hada, y estas tienen una resistencia magica. Se puso de pié e intentó adivinar porqué sus pequeñas alitas no funcionaban ya que ella era una excelente voladora.

¿Que me pasa? Pensó en voz alta..jamás me había sentido así. Empezó a recordar lo que estaba pensando antes de lanzarse al vacío.

Pensaba que era feliz..si..pero algo hizo que sus alas no aletearan como de costumbre. Como no hallaba ninguna respuesta, decidió caminar y buscarla.

 

Al poco se encontró con un pequeño Elfo. Ya lo había visto alguna vez, pero aunque le resultaba gracioso, pocas veces se había parado a pensar en el.

El elfo la sonrió con picardía. Pero ella no tenía ganas de sonreír ..¡¡Ahora no podía volar!!

Hola! Dijo el pícaro elfo..te veo preocupada, quizás yo te pueda ayudar, decía mientras acariciaba su vara mágica.. Pero ella lo miró de reojo..hummm..que podía hacer un pequeño elfo para ayudar a un hada?

Ella empezó a caminar mas y mas deprisa..pero los elfos pueden moverse aun mas rápido, por lo que ella no podía zafarse de nuestro querido personaje.

Hola hola ¡! Je..dijo el elfo..quizás no vuelas porque no deseas hacerlo.

Tonterías! Dijo el hada..desaparece de mi vista o te hago desaparecer con mi magia.

Pero los elfos son inmunes a la magia de las hadas, y este no tenía ningún temor.

Vaaaamos..reconoce al menos que necesitas ayuda.

En ese momento, ella se paró en seco. Tenía demasiada soberbia como para reconocer que era cierto, pero la hizo recapacitar.

No puedo volar!! Y comenzó a llorar.

Venga..no llores, primero debes de encontrar la manera de hacer que tus alitas funcionen, a veces la respuesta a nuestras dudas están dentro de nosotros, y abrir la caja de nuestro corazón conlleva el riesgo de aceptar la verdad.

Vamos ¡! Ven conmigo a mi casa, te invito a una taza de leche con galletas ( todos los elfos saben que a las hadas les encantan las galletas con leche)

La idea la pareció fantástica !..vamos..dijo limpiándose las lagrimas de sus sonrosadas mejillas.

La casita del elfo no estaba lejos, cerca de un viejo roble. El olor a tomillo y flores silvestres era embriagador.

Entraron en la casa, y allí estaba el señor topo, intimo amigo de nuestro querido elfo. El viejo topo era muy sabio, aunque un poco ciego.

 

Cuando el topo vio al hada, este bajo la cabeza en señal de reverencia y saludo. Pronto los tres estaban deleitándose con leche y montones de galletas.

El elfo puso al corriente al señor topo del problema de nuestra hada. Al momento el topo dijo:

 

Hummm..no puedes volar. Volar es importante, aunque no lo es todo. Tu vida esta rodeada de magia y poder, pero utilizas una parte.

Crees que siempre tendrás el poder de volar y la magia de hacer cuanto deseas, pero tu corazón piensa que no es así.

Has dejado de lado tu magia..la de compartir tus experiencias , la de volar al lado de quienes te han ayudado.

Te has acostumbrado a olvidar parte de tu vida, y con ello, la posibilidad de volar a cambio de la seguridad de tu entorno de flores y árboles, olvidándote también del cielo azul, el sol y las estrellas.

 

Las palabras del topo eran duras, pero reales. Hada bajo la cabeza y comenzó a sollozar en silencio.

Todo cuanto decía era cierto, aunque extremadamente duro. En su corta vida, había conocido muchas experiencias, disfrutó y fue muy feliz, pero en la medida que creció, se afianzó en ella misma, olvidando parte de sus experiencias en su propio beneficio.

Pero..dijo..no es así como yo lo veo, yo miro solo por y para mi, y debo hacerlo para ser feliz.

En ese momento elfo y topo la miraban serios y tristes. ¿En serio crees que dejar de lado todo cuanto te hizo volar mas alto es lo correcto? La preguntaron..

 

Ella no contestó. Se limitó a levantarse y darse la vuelta, mirando hacia la salida y dirigiéndose a paso lento, alejándose de sus nuevos amigos.

 

Ahora anochecía, y de nuevo sola, sentada bajo una seta roja y negra pensaba en lo que la había pasado.

Estaba muy cansada, por lo que se durmió.

Al despertar, se encontró en una enorme tela de araña, y no podía despegarse. La cruel araña del bosque la había capturado en su profundo sueño.

En ese momento pensó que todo la salía mal. No podía volar, además estaba a punto de ser devorada por la terrible araña.

Araña se acercó y la dijo..

hay infeliz, no puedes volar porque tu mundo vuela a tu alrededor y no vuelas tu alrededor de tu mundo.

Aquellas palabras le provocaron un terrible dolor de cabeza, no entendía nada, solo pensaba en su casa, su familia, todo lo demás le daba igual

Y volar..volver a volar, y olvidar todas las que para ella eran bobadas, todos los consejos y amigos que había dejado por el camino

Por un momento pesó que era el objetivo de un terrible hechizo y que debido a ello no podía hacer funcionar sus alitas.

 

En ese terrible momento apareció en escena un viejo conocido..aquel sapo del que se reía y bromeaba en sus juegos.

 

Con su lengua atrapó a la horrenda araña y la engulló..y de un salto rompió la tela que la tenía prisionera.

Ella limpiándose la pegajosa tela de araña, lo miró sin saber que decir.

No digas nada, comentó el sapo..crooooak…tu te reíste de mi en el pasado, no me importa, yo pienso que todos somos energía, quizás algún día me devuelvas el favor, piensa que tienes una segunda oportunidad. Encauza tu vida y extiende tus alas, cierra los ojos y desea con fuerza lo que mas quieres.

Hada apretó los puños..y mirando al cielo, con los ojos rojos de ira maldijo su destino.

Sapo se alejó sin saber porque. Hada estaba de nuevo sola. En ese momento un gnomo la agarró de la mano y agarrándose a un águila comenzó a ascender y ascender .

Noooooooooooo…gritó ella, presa de pánico…voy a morir..no puedo volar…tengo que conseguirlo..tengo que pensar en algo que me haga reaccionar..tengo que poder..

Volaba mas y mas alto…y ella cerraba los ojos.

Gnomo en ese momento ordenó a águila que la soltara y esta lo hizo. Según se precipaba al vacío intentaba mover sus alitas, pero estas no respondían.

Según caía se empezó a acordar de elfo..topo..sapo..hasta del gnomo..a todos cuanto no había hecho caso, y de repente a pocos metros del suelo comenzó a volar con tanta fuerza que solo las estrellas de la noche vieron su estela mágica…

Volaba y volaba sin parar…hasta el infinito,..hasta encontrar su verdadero yo.

Cuando Jack terminó el cuento , Manuel y Tommy dormían placidamente.

Solo la luna llena iluminaba la oscuridad de la noche.

Bien..mañana será otro día..a descansar, ya mis viejos ojos no aguantan mas..y Jack se acostó al lado de Manuel.

Un rico aroma a huevos revueltos despertó los instintos de los tres exploradores.

Manuel fue el primero en despertarse..

Hummmm..que rico! Vamos despertad! Alguien ha preparado unos estupendos huevos revueltos!

Tommy se frotó los ojos..era cierto..su olfato no lo engañaba, allí estaban en una piedra caliente, encima de las ascuas de la hoguera nocturna.

Jack tardó un poco mas en desperezarse..

Estos viejos huesos ya no aguantan tan bien la intemperie..dijo Jack..pero estos huevos tienen muy buena pinta!

Pero..donde esta Rudy?

Era cierto..no había ni rastro del soldado malherido.

Un momento..dijo Tommy..allí!

Detrás de una palmera apareció cojeando Rudy, se ayudaba gracias a un palo que le sostenía.

Hola muchachos!.dijo, salvasteis mi vida, es justo que yo salve vuestros estómagos.

Todos empezaron a sonreír. Tommy se acercó corriendo a ayudarle y preguntarle lo que tanto ansiaba.

Perdone señor..usted conoció a Sanders?

Así es..es el hombre mas valiente y noble que conozco. Estábamos en el aire rumbo a una importante misión cuando una explosión nos hizo caer al mar.

Todos perecieron..pero Sanders y yo resistimos, hasta que un golpe de mar nos separó.

A mí me hundió y a el lo catapultó a la superficie. No volví a saber de el.

Yo conseguí a duras penar salir a tomar un poco de aire, y sujetarme a un trozo de hélice que aun flotaba.

Después perdí el conocimiento y al despertar me encontré en esta isla.

Como pude me arrastré hasta estos matorrales. Estaba muy malherido, y pensé que nadie me encontraría ya.

Veros fue como un soplo de aire fresco muchachos!!

Tommy estaba muy serio.

Que te pasa soldado? Dijo Rudy.

Sanders es su padre..dijo Jack, el ha venido desde su casa a buscarlo.

Pero como? Desde su casa? Esto es increíble! Que valor, tienes a quien parecerte..y como dices que te llamas?

Me llamo Tommy..

No es así..se llama Tommy Cañón , dijo orgulloso Manuel .

Bueno, gran apellido para alguien tan valiente, seguro que Sanders esta vivito y coleando, es un gran superviviente. Recuerdo un día, en una misión en 1943. Los nipones tenían rodeado el montículo de aquella colina.

Sanders estaba solo con 20 hombres, muchos de los cuales heridos y mal armados.

Resistieron hasta que llegó ayuda. Cuando llegó el reemplazo, el dijo: Sin novedad, todo en orden Coronel .

Yo era uno de esos 20, y me siento orgulloso de haber combatido a su lado.

Tommy escuchaba emocionado el relato de Rudy. Hablaba de su papa, y el se sentía muy orgulloso de el.

 

El submarino paró motores. Era extraño, en principio no tenía ninguna avería, al menos en apariencia.

El silencio dentro de aquella lata de sardinas incomodaba mucho  a Sanders.

Rudolf se acercó a su celda. Escuche! Voy a dejarlo salir, estará con la tripulación.

La puerta se abrió. Allí estaba el obstinado y triste capitán alemán.

Me extraña su actitud, dijo Sanders, no teme que intente algo?

No sea estúpido. Puede hacer lo que desee, pero sabe que poco tiene que hacer contar una tripulación armada y experimentada, además ambos queremos que termine esta guerra sin sentido.

Rudolf tenía razón. Sería irracional enfrentarse a un grupo de marineros adiestrados.

Acompáñeme a la sala principal.

Para Sanders esto era mejor que estar encerrado en aquella pequeña celda, ahora podía caminar por el submarino.

El tema era porque estaban apagados los motores..pronto lo descubriría.

Todos estaban reunidos alrededor del capitán.

Estamos en un serio problema, no tenemos combustible.

Estaremos aquí en el fondo del mar esperando que un navío u otro submarino venga para darnos lo que necesitamos.

Como sabéis nuestra situación es critica. No podemos permanecer mucho tiempo aquí abajo, y subir a la superficie nos deja en una situación de indefensión total ante navíos o cazas enemigos.

Los marineros no hablaron. Solo el silencio total por respuesta. De repente uno de los soldados empezó a entonar una canción:

 

Vor der Kaserne 

Vor dem großen Tor

Stand eine Laterne

Und steht sie noch davor

So woll’n wir uns da wieder seh’n

Bei der Laterne wollen wir steh’n

Wie einst Lili Marleen.

Unsere beide Schatten

Sah’n wie einer aus

Daß wir so lieb uns hatten

Das sah man gleich daraus

Und alle Leute soll’n es seh’n

Wenn wir bei der Laterne steh’n

Wie einst Lili Marleen.

Schon rief der Posten,

Sie blasen Zapfenstreich

Das kann drei Tage kosten

Kam’rad, ich komm sogleich

Da sagten wir auf Wiedersehen

Wie gerne wollt ich mit dir geh’n

Mit dir Lili Marleen.

Deine Schritte kennt sie, 

Deinen zieren Gang

Alle Abend brennt sie,

Doch mich vergaß sie lang

Und sollte mir ein Leids gescheh’n

Wer wird bei der Laterne stehen

Mit dir Lili Marleen?

Aus dem stillen Raume,

Aus der Erde Grund

Hebt mich wie im Traume

Dein verliebter Mund

Wenn sich die späten Nebel drehn

Werd’ ich bei der Laterne steh’n

Wie einst Lili Marleen.

 

Todos los marineros gritaban de júbilo. La vieja y conocida canción de Lili Marleen les había unido y gratificado.

Sanders estaba anonadado, no podía creer que en un momento tan crítico y peligroso los soldados cantaran al unísono.

Bien! Sois la mejor tropa que un capitán puede desear, saldremos de esta..lo conseguiremos! Dijo Rudolf.

La radio de submarino captó una señal.

Mi capitán! Es el Lora, el navío que estamos esperando..

Un grito de júbilo hizo tronar la sala.

Esperen..hay alguien mas..es una llamada de socorro..el Lora esta siendo atacado.

Rudolf dijo:

Rápido, enciendan motores, iremos en su auxilio.

Pero capitán..no tenemos mas que unos pocos litros de combustible, es lo único que nos queda para no morir de frío aquí abajo, dijo Helmunt un soldado de segunda clase.

No me contradiga soldado..a toda maquina.

Sanders observaba aquella maniobra con admiración y a la vez con inquietud.

Esa decisión podía suponer el fin de todos. Es mas..aun teniendo éxito podían quedar a merced de las bombas de los cazas que lo pudieran localizar.

Las maquinas empezaron a funcionar. Todo el mundo se situó en orden de combate.

Sanders..dijo Rudolf, será mejor que se sujete o bien vuelva a su camarote.

No gracias..me quedaré si no es molestia.

El submarino comenzó a dirigirse hacia el Lora.

Suban el periscopio!

La visión era poco alentadora. El Lora estaba envuelto en llamas. Un destructor británico estaba cañoneándolo sin ninguna piedad.

Rudolf levantó su brazo derecho..

Armen torpedos 1 y 2..

Fuego!

Un doble silbido de extraño sonido alertó a la mar.

Los tripulantes del Lora se estaban arrojando por la borda. Mientras el destructor ingles viraba suavemente para asestar el ultimo golpe al remolcador alemán.

Submarino! Grito uno de los marineros de cubierta..torpedos a babor!

En efecto..la estela dejada en el agua era evidente y se dirigían a toda velocidad hacia el buque británico.

Intentó maniobrar pero fue demasiado tarde, el impacto fue brutal alcanzando de lleno en la mitad del barco.

Saltaron trozos de metal..el fuego y las explosiones hicieron el resto.

Eureka! Dijo Rudolf, otro pez en el asador!

Señor..no nos queda combustible..estamos a cero.

Las maquinas se pararon de golpe y el submarino empezó a escorarse de lado..

Rápido..debemos emerger,! Dijo Rudolf

Llenen los tanques de aire para emerger..inmediatamente!

Sanders se puso a ayudar como pudo. No quería perecer en el fondo del mar..aunque no sabía que se encontraría fuera.

 

Rudy estaba contento. Aunque tenía varias preguntas para los raros exploradores.

Bueno, y ahora supongo que me dirán como han llegado a esta isla?

Vinimos en un hidroavión, se apresuró a decir Tommy.

En serio? Un anciano y dos niños en un avión sobrevolando una zona de guerra?..

Así es..dijo jack..y es en el donde vamos a ir a buscar al padre de Tommy.

No me lo puedo creer..de verdad que resulta mas que increíble.

Pues espere a conocer lo mejor..dijo Manuel.

Aun ahí mas? Sorpréndanme!

 

Tommy ayudó a acomodarse a Rudy para que pudiera caminar en dirección al avión.

Sujétese a mí, le ayudaré a caminar..

Realmente eres hijo de tu padre..vamos allá muchacho!..

Juntos caminaron hacia el viejo hidroavión, según caminaban dejaban atrás una tienda llena de recuerdos y relatos, aventuras y desventuras.

Bueno..bienvenido a tu nuevo hogar..dijo Jack , este es el avión de los sueños, el que nos llevara a encontrar a Sanders.

Manuel fue el primero en subir, después Tommy y Jack ayudaron a Rudy.

Bueno, es tu turno Tommy cañón , arriba!

Tommy saltó dentro de la aeronave..vamos Jack..sube!

En ese momento un caza que sobrevolaba la zona los avistó y comenzó a descender peligrosamente.

Rápido! Vamos Jack..sube!

Un traqueteo de ametralladoras rompió el silencio. Las balas salpicaban en el agua en dirección al hidroavión.

Arrancad los motores..dijo Jack.

Estaba empapado y el avión se había desplazado un poco por lo que no atinaba a subir.

De repente una bala alcanzo de lleno a Jack.

Jack..nooooooooo!! gritó Manuel..

Rudy estaba a los mandos del aparato intentando maniobrar y que los motores tomaran la máxima potencia.

Maldito..gritó Tommy..es solo un anciano..y es mi amigo..dijo con rabia contenida.

Marcharos sin mi..dijo Jack con la boca llena de sangre..volveremos a vernos algún día ..mientras decía esto miraba fijamente a Tommy. Recuerda mis historias Tommy..todas ellas tienen algo de verdad..recuerda que..

Demasiado tarde..se hundió en el agua , tiñendo de rojo el azul turquesa del océano.

Sujetaros bien..vamos a despegar , dijo Rudy.

Manuel estaba en una esquina, llorando la perdida de Jack, Tommy se amarró a un lado, al lado del baúl, que este estaba totalmente cerrado.

Tengo una idea, voy  a despegar en dirección al caza enemigo, quizás eso nos salve, este viejo cascarón puede ser muy útil.

En efecto..subió en dirección al avión hostil y  este al ver que se le venía encima viró demasiado brusco, perdió el control y se estrelló contra la isla.

Una humareda confirmó que el piloto estaba a salvo, no había explotado.

La estela del hidroavión se alejó de la tumba improvisada del viejo Jack, ahora sus relatos, sus historias y su experiencia quedarían para siempre en la memoria de quienes le habían conocido.

Manuel y Tommy estaban en silencio, mirando al baúl, como deseando que se abriera y apareciera Jack con sus consejos.

Pero aquel baúl seguía cerrado.

Y ahora que..dijo Tommy..que haremos?

Manuel permaneció absorto a sus pensamientos, sin contestar.

No te preocupes chico..encontraremos a tu padre, dijo Rudy , solo tenemos que tener un poco de fe.

Venga..venid conmigo a la cabina, tenéis que ayudarme a manejar este trasto y explicarme como lo hicisteis volar.

Yo lo conozco..esta un poco cambiado, pero es el mismo aparato del hangar 18 de la base.

Tommy miró a Manuel como esperando una contestación, pero este no hizo nada, seguía acurrucado sin hablar, mirando su baúl.

Mirad chicos..he visto cosas muy raras en mi vida, pero esto supera todo.

Este avión estaba averiado y sin forma de ser reparado en el hangar de repuestos.

No se como habéis conseguido hacerlo volar pero lo conseguisteis..el viejo seguro que era un gran mecánico, buen tipo ese Jack!

Jack era mas que un buen tipo..dijo rompiendo su silencio Manuel, era un espíritu sabio, ahora estará velando por nosotros en algún lugar.

Tommy asintió con la cabeza dando un abrazo a Manuel.

Bueno chicos..no podemos estar llorando , seguro que a Jack le hubiera gustado que siguiéramos con la campaña. Yo he visto caer muchos amigos en el campo de batalla, es duro, pero te tienes que sobreponer, la vida continúa, recordadlo.

Las palabras de Rudy eran duras, pero reales, y a Tommy le parecieron acertadas aunque sentía un profundo dolor por la perdida del anciano, no así a Manuel que seguía mirando el baúl como si quisiera pedirle algo.

En fin..la pregunta es que ruta tomar, estoy desorientado, no tenemos ningún mapa por algún lado? Preguntó Rudy.

El mapa es ese baúl, dijo Manuel.

Un baúl? Un baúl nos va a guiar?

 

El submarino subía lento y pausado. El silencio en el interior, amenizado por los crujidos del metal por la presión hacían de los nervios la bandera de cada marinero.

Al rato estaban en la superficie.

Nivelad los tanques y prepararos para salir a la superficie, recemos para que el Lora no se haya hundido y aun le quede combustible para pasarnos, dijo con firmeza Rudolf.

La escotilla se abrió. El aire fresco y limpio empezó a inundar los pulmones ya asfixiados de los tripulantes.

Todos salieron a la cubierta y formaron en fila. Sanders se quedó junto al capitán en la torre de mando.

Bien, no podemos movernos, la radio funciona, operador, intente comunicarse con el Lora!

Ya lo intenté mi capitán..no hay señal..no contestan..

Bien..inténtenlo con el foco de señales..necesitamos ayuda urgente.

El foco de luz empezó a parpadear en dirección al incendiado pero aun flotando buque de remolque Lora.

Señor..no recibimos respuesta.

Sanders observando la situación se le ocurrió una idea.

No podemos esperar eternamente, esta claro que no podemos movernos y que si seguimos así corremos el riesgo de que nos encuentren.

No olvidemos que habéis hundido el destructor aliado y que habrán informado de su posición antes de irse a pique.

Eso nos da poco tiempo. Es muy posible que ya hayan mandado a la zona ayuda..y no precisamente de la que nosotros necesitamos.

 

Bien Sanders..que propone? Dijo Rudolf

Propongo utilizar un bote salvavidas y acercarnos al barco. Allí comprobaremos los daños y si podemos acercarlo hasta el submarino.

La idea le pareció muy bien a Rudolf.

Bien..traigan el bote y prepararenlo para ser usado. Necesito 4 marineros.

Rápidamente 4 de sus mejores hombres formaron delante de el.

Cuente con nosotros capitán!

Si me lo permite..dijo Sanders, a mi también me gustaría acompañarlos.

Perfecto..la idea fue suya, no tengo ningún inconveniente.

Todos se subieron en la pequeña lancha hinchable de color negro. Muller..queda al mando del submarino , estén alerta por lo que pueda suceder.

Ya era de noche, y esta solo estaba iluminada por las llamas del Lora.

A golpe de remo iban acercándose poco a poco. El espectáculo no era nada alentador.

Cuanto mas y mas se acercaban mas cuerpos flotando golpeaban contra la pequeña embarcación.

Estaban a pocos metros de Lora cuando una gran explosión los lanzó a todos fuera del bote.

Sujétese a mi! Dijo Sanders aferrado a un trozo de madera mientras veía como Rudolf se hundía por momentos..

La mano de Sanders consiguió aferrar la del capitán en el momento mas crítico.

Pero..que había hecho que el Lora volara por los aires a pocos metros de abordarlo?

La respuesta era un navío de guerra aliado. Había acudido a la señal de S.O.S del destructor británico y ahora llegaba.

Un cañonazo certero terminó la labor que el otro no pudo, y en su afán, también sin quererlo, hundió a pequeña embarcación.

Dios Santo! Exclamó Sanders mientras se aferraba con mas fuerza al trozo de madera

Rudolf estaba inconsciente al lado de Sanders, la onda expansiva de la explosión lo había dejado así.

Los otros 4 hombres que les acompañaban murieron en el acto.

 

Muller observó desde lo lejos el terrible desastre. Rápido! Dijo, echen los botes salvavidas y abandonen el submarino! Yo me quedare para terminar lo que empezamos..

Los marineros comenzaron a montarse en los botes y a alejarse lo antes posible.

Muller apuntó su cañón de 88 mm flak 36 contra el buque de guerra aliado que se aproximaba al submarino.

El disparo impactó contra los cañones frontales del navío, chispas y explosiones saltaron del destructor.

Pero solo fue una ilusión, varios cañonazos impactaron en el submarino haciéndolo saltar por los aires.

Fue el fin de tan larga travesía. En estas alturas de la guerra la superioridad de los aliados era brutal, no había posibilidades de la mas mínima victoria.

Los marineros de la Kriegsmarine alojados en sus botes levantaron las manos y se entregaron a la tripulación del destructor que había acabado con su nave.

El buque se alejó con sus presas dejando toda aquella desolación en el mar.

Sanders observó desde lo lejos todo el espectáculo dantesco. Ahora estaba de nuevo en el agua, a merced de las olas y el destino, al lado de un enemigo que si bien se había portado bien con el , el había sido su prisionero.

 

O sea que un baúl? Queréis decirme que algo de madera y algunos clavos viejos me va a decir donde buscar?

Manuel se levantó y se acercó al baúl , puso sus pequeñas manos encima y este empezó a temblar..

Tommy sobresaltado se acercó a Manuel , este lo miró tranquilizándolo.

Hey muchachos!! Que esta pasando? Que es ese ruido? Preguntó Rudy.

Se volvió a mirar y vio que el baúl estaba vibrando y moviéndose. Al rato se comenzó a abrir y a salir una luz roja cegadora.

Tommy y Manuel se echaron a un lado, el baúl se abrió del todo y el interior se convirtió en rojo fuego.

Rudy no podía creer lo que estaba viendo. En la mitad de la luz se podía visualizar un mapa donde indicaba un punto en la mitad del océano.

El viejo hidroavión en ese instante giró y los mandos se pusieron a pilotar solos.

Rudy se quedó mirando boquiabierto, no tenía palabras, mientras que Tommy y Manuel sonreían al saber que estaban en el buen camino, el de encontrar a Sanders.

La luz fue intensificándose mas y mas en la medida que se acercaban a su destino, parecían una estrella fugaz roja en mitad de la noche.

 

Sanders intentó reanimar a Rudolf. Estaban encima de una madera estrecha, pero lo suficiente para albergarlos a los dos solos.

Oiga! Despierte..vamos, tiene que oírme..dijo Sanders..

Después de un rato Rudolf empezó a toser. Al abrir los ojos encontró a Sanders observándolo.

La noche era tremendamente solitaria, allí en mitad del océano sin nadie mas.

Que fue lo que pasó? Dijo Rudolf

Fue muy arriesgado capitán..consiguió medio salvar al Lora, pero la superioridad numérica era mayor, ustedes no tenían combustible, ni armas con las que enfrentarse en superficie a un destructor.

Su submarino fue destruido y sus hombres apresados, aun así, valoro el valor y el arrojo que tuvo al arriesgarse a intentar salvar su tripulación.

Rudolf se quedó pensativo. Por un momento quedó absorto en sus pensamientos.

Recordó a su esposa, sus hijos, su familia, su ciudad..y de pronto la guerra.

Y ahora que? Dijo Rudolf

Ahora? Ahora los dos somos prisioneros del mar, solo el nos puede sentenciar o liberar.

En estos momentos, es cuando quisiera ver a mi hijo, jugar con el en el patio de la casa, abrazar a mi esposa, la que siempre sonríe, y dormir abrazado a su lado cada noche.

Sabes? Yo no tengo a nadie, dijo Rudolf, todos mis seres queridos han muerto aplastados por las bombas, a mi ya me da igual vivir o morir.

No diga eso, saldremos de esta y usted encontrara un nuevo sentido a su vida.

Se quedaron mirando a las estrellas en la noche.

 

Mirad! Dijo Rudy asomándose por la pequeña ventana del hidroavión..allí! una luz en mitad del océano.

Tommy corrió a donde estaba Rudy y miró..en efecto, todo estaba oscuro, pero allí abajo algo estaba iluminado.

Vamos a bajar..Rudy tomó los mandos del avión y en ese instante el baúl se cerró, Manuel dio un grito de desesperación.

Que pasó Manuel? Dijo Tommy..

Nadie puede interrumpir al baúl, ahora estamos en manos del destino.

Tonterías! gritó Rudy..ya estamos bajando, parece que son los restos de un navío ardiendo, quizás allí encontremos alguna pista.

El hidroavión comenzó a posarse en el agua. Al hacerlo apagó algunas llamas que estaban a su alrededor de trozos del Lora que aun ardían.

Parece que aquí ya no hay mas que muerte y desolación, comentó Rudy.

Espera ..dijo Tommy, si el baúl nos ha traído aquí será porque mi padre ha estado en este lugar.

Sanders aquí?..puede ser..pero ya no hay nada, será mejor que nos marchemos.

Manuel..que te parece muchacho..nos vamos?

Demasiado tarde..Manuel estaba abriendo el baúl y este lo engulló a su interior.

Tommy corrió a intentar salvarlo pero ya fue demasiado tarde, el baúl se cerró de nuevo.

Tommy empezó a golpearlo con fuerza..

Devuélveme a Manuel ..por favor..es mi amigo..devuélvemelo..decía mientras lloraba de rabia.

Rudy saltó cerca y sujetó a Tommy , aléjate de ese endemoniado baúl muchacho!

No..déjame..no puede desaparecer así Manuel, primero Jack, ahora mi amigo..no debí haber venido.

Empezó a recordar que no quiso escuchar cuando Jack le quiso avisar de que los tres baules tenían una maldición, un misterio por lo que era peligroso utilizarlos.

Rudy se aferró de nuevo a los mandos del avión. Vamos, siéntate a mi lado muchacho, volaremos en busca de tu padre.

Los motores comenzaron a rugir de nuevo y el hidroavión empezó a coger fuerza y despegar.

De repente los mandos dejaron de funcionar. Todo se quedó en silencio, absoluto silencio.

El hidroavión comenzó a planear cayendo hacia el mar.

Tommy cerró los ojos, se acordó de su madre, de su padre entrando en la casa, de ..su brújula!..metió la mano en el bolsillo y allí estaba.

La sacó y vio que la aguja estaba dando vueltas como loca.

Se giró a mirar al baúl. Este se abrió de nuevo y emitió la luz mas poderosa jamás existida.

Tanto Rudy como Tommy tuvieron que cerrar los ojos para no quedar ciegos..

Al instante el avión empezó de nuevo a funcionar y a dirigirse hacia un punto donde no había nada, solo mar en la noche.

 

Rudolf estaba mirando las estrellas..y Sanders jugueteando con un trozo de metal clavado en la madera.

Sabe? Dijo Rudolf..nunca vi una estrella fugaz roja.

Como? No hay estrellas fugaces rojas..Sanders miró al cielo, y allí estaba, descendiendo a toda velocidad, envuelto en un halo mágico el hidroavión de Tommy Cañón .

Cada vez se acercaba mas y mas, hasta que aterrizó suavemente a pocos metros de aquella balsa improvisada.

De repente la luz se apagó.

Rápido Rudolf..intentemos remar hacia ese viejo Hidroavión, el es nuestra única salvación.

Ambos intentaron dirigir remando con sus brazos el trozo de madera a los pies del avión.

 

Rudy y Tommy estaban en silencio. Habían permanecido callados, observando a duras penas la luz cegadora sin entender nada.

Ahora solo veían oscuridad, y tristeza.

Tommy dijo: Un momento, he escuchado voces..

Tonterías muchacho..fuera solo tenemos agua y mas agua, será alguna ballena o un pez.

No..le juro que he escuchado voces humanas..el corazón le latía a mil por hora.

De acuerdo cañón , vamos a ver fuera..

La puerta metálica se abrió y con una pequeña linterna iluminó el exterior.

Allí estaban..

Papá ..soy Tommy..me recuerdas?

Sanders no podía contener la emoción..Tommy..en verdad eres tú..hijo mío, y comenzó a llorar.

Al rato Rudy miró y dijo..

Vaya..todo un soldado llorón..bienvenido a casa capitán, y veo que traes compañía.

Les ayudaron a subir. Rudolf estaba en silencio, ahora el era el prisionero.

Estas bien hijo? Decía Sanders mientras lo palpaba a ver si estaba herido..

Estoy bien papa..y feliz..te encontré..por fin.

Y tu madre..como esta? Donde esta?..

Papá..te puedo explicar muchas cosas..pero no las creerías. Conocí personas que me ayudaron a encontrarte y ya no están. Todo gira en torno a muchas historias..a un anciano llamado Jack, un niño como yo llamado Manuel..y a tres baules mágicos.

Jack dices? Un escalofrío corrió por su espalda.

Hace mucho tiempo un hombre se hizo a la mar. Tenía un velero, y se sentía solo.

Quería volver a encontrarse a si mismo. Solo podía pensar en su amada esposa y en su hijo pequeño.

De el nunca se supo..dicen que desapareció en el mar, ese hombre se llamaba Jack..era tu abuelo.

 

Tommy quedó sorprendido y emocionado a la vez. La historia coincidía con lo que Jack le contó en aquel cuento. Pero alguien faltaba, su buen amigo Manuel .

Yo conocí también un Manuel ..dijo Sanders. Pero fue hace mucho tiempo.

Era una triste historia, yo era muy joven, y me gustaba ir en mi moto. Así conocí a tu madre.

Un día, escuche los gritos de auxilio desde un lago. Me acerqué corriendo y allí estaba, intentando salir de agua.

Era un niño mexicano. Había ido a pescar en una barca y este se cayó por accidente.

Sin pensármelo dos veces me arroje al agua y nadé hacia el para salvarlo.

Conseguí llegar..pero demasiado tarde. Murió en mis brazos, no sin antes mirarme con sus ojitos negros y sonreír agradecido.

Tommy tenía los ojos empapados en lagrimas.

Mirad! Dijo Rudy..

El baúl empezó a abrirse de nuevo..una luz ..esta vez azul inundó el interior del avión.

Debemos entrar, conozco esa luz, dijo Tommy.

Sanders miró a su hijo desconcertado..pero este le devolvió la mirada invitándolo a entrar en el baúl.

Primero entró su padre, después Rudy..

Usted viene con nosotros, dijo Tommy..ya nunca será prisionero de nadie.

Rudolf miró con rareza a Tommy..pero se levantó y entró en baúl.

Seguidamente Tommy pasó dentro y este se cerró de golpe.

 

Todos despertaron de repente . Estaban dentro de un viejo hidroavión, el mismo en el que habían estado volando, pero este era diferente, porque estaba hecho chatarra.

No tenía motor, lleno de oxido y un montón de cachivaches repartidos por el interior.

En frente de ellos tres baules.

Sanders volvió a abrazar a Tommy.

Has sido muy valiente hijo mío, realmente ya pensaba que jamás volvería a veros.

Rudolf miraba con ternura la escena. Apenas creía lo que le había pasado, habían sido muchas experiencias.

Bueno..dijo Rudy, es hora de volver a casa. El tema será como explicar lo sucedido, aunque creo que será mejor no hacerlo.

 

Tommy se levantó y abrió la vieja puerta metálica. Todos saltaron al exterior.

Empezaron a caminar y cuando llegaron al patio principal, donde estaba el viejo cañón de la guerra de secesión, Tommy se detuvo.

 

Hola! Como ves aquí he vuelto, le dijo, tu me diste el valor de afrontar las cosas y tener tu fortaleza. Dicho esto le abrazó con fuerza.

Nadie de los que estaban observándolo entendió nada de nada.

 

Sanders miró a Rudolf y le dijo: a partir de este momento serás uno mas en la familia, aquí ya no eres prisionero, si no un aliado, bienvenido a tu nuevo hogar.

Rudolf no sabía que decir. Estaba realmente emocionado, solo se limitó a saludarlo militarmente y a asentir con la cabeza.

Las patrullas que vigilaban la zona reconocieron a Sanders. Nadie daba crédito a lo ocurrido.

Todos lo miraban extrañados, nadie se le acercaba, eso sí, todos sonreían al verlo de nuevo cerca de su hogar.

Papa..dijo Tommy, como vas a hacer que mama lo entienda? Hijo, tengo una idea..

Tu entra en casa, ve a tu habitación y haz como si nada hubiera ocurrido..solo espera.

Tommy recordó las palabras de Jack..el tiempo no correría, sería como si siempre hubiera estado dentro de su habitación.

Entró en la casa, y sigiloso regresó a su cama. Estaba a punto de amanecer y era la hora en la que su madre se solía levantar a hacerle el desayuno.

En efecto, una hora después su madre lo llamó..

Tommy? Levántate hijo mío..a desayunar!

Tommy saltó de la cama y se dio cuenta que aun estaba vestido con la ropa que traía..

Rápidamente se desvistió y se puso el pijama.

Vamos Tommy! No seas perezoso!

Tommy bajó las escaleras a toda prisa. En su cara podía verse un atisbo de felicidad.

Te veo muy contento hoy! Dijo su madre..

Tommy la abrazó con fuerza..y la besó.

 

Un sonido fuerte y desacompasado rompió el silencio del desayuno. Su madre en ese momento empezó a temblar. La taza que tenía en la mano con el café recién hecho cayó al suelo.

Ese sonido era conocido para ella..al menos desde hacía un largo tiempo que no lo escuchaba.

Temblorosa se acercó a la puerta y la abrió.

Las lagrimas brotaron de su rostro, pero de felicidad. Allí estaba Sanders, montado en su vieja Harley igual que cuando la conquistó.

Tommy observaba desde la cocina el espectáculo. Estaba muy feliz.

Por un momento bajó la cabeza y recordó a sus amigos..a Manuel, a Jack..y la increíble historia de su padre.

Salió corriendo por la puerta y se abrazó a sus padres con fuerza.

 

Cuando subió de nuevo a su habitación se encontró una vieja llave encima de su cama..¿quien podía haberla dejado allí? Esa llave era de un baúl..solo podía ser de uno de los tres baules, conocía el poder del baúl de luz azul, también el de luz roja, pero uno de los baules escondía el mayor de los secretos.

Agarró la llave y la guardó en su bolso, y pensó en voz alta:

En fin..Tommy cañón, mañana será un gran día..

Una gran sonrisa se dibujó en su rostro mientras apretaba fuertemente la llave.

 

Advertisements

About elbauldeguardian

Adventure, Passion and live!!..

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: