Lágrimas de piedra.

Frente a aquel castillo una sombra permanente se cernía poderosa cada noche. Nadie en aquel pueblo podía descubrir el porque aun en los días mas soleados aquella pétrea arquitectura defensiva estaba sumida en la mas profunda oscuridad. Cada noche, las gentes de aquella villa se guarnecían en sus casas temerosas de lo desconocido, sin atreverse a cruzar el solemne puente de piedra bajo el cual surcaba un pequeño riachuelo. Un día, una joven de graciosos rizos y sonrisa picaruela decidió que ya era demasiado tiempo estar oculta a aquello que no sabía pero temía, a lo desconocido. Desobedeciendo las estrictas ordenes de su familia, se preparó y se dejó descolgar por la ventana de su habitación. Entre los árboles y la noche se dejó deslizar entre las sombras de la noche rumbo a aquel castillo..a lo desconocido. Los animales nocturnos acompañaban con sus sonidos los pasos de ella. Un búho asustó a la joven, pero solo fue eso..un susto. Siguió caminando, y en su afán por ir mas deprisa tropezó en una raíz que sobresalía de un viejo árbol y cayó al suelo. Un montón de hojas secas amortiguó su golpe. Aturdida, se intentó incorporar..no podía ver nada, la oscuridad era total, ni siquiera la luna podía levemente atenuar tal negrura de la noche. Sacudiéndose como pudo ramas y las hojas dio un brinco y con una mueca de valentía, cogio su mochila y comenzó de nuevo a caminar. Algo muy dentro de ella le decía..sigue..ve al castillo misterioso. Según caminaba, la entraron ganas de cantar, y comenzó a hacerlo..primero titubeando con pequeñas palabras..luego..su voz animaba a los seres mágicos del bosque a seguirla en su canción. De repente paró. Alguien la estaba siguiendo. Se escondió detrás de un árbol grande y frondoso. El sonido de sus hojas al viento susurraban..no temas..no tengas miedo..sigue tu camino..pero ella estaba paralizada, nunca había tenido miedo, ella era valiente y osada, pero ahora, su miedo era mas fuerte. Sus bonitos ojos verdes lucían en la noche como los de un felino, intentando escudriñar en la noche lo que no podía ver. Esperó un rato..pero no vio nada. El ruido de ramas cesó, y cuando se quiso dar cuenta, el castillo ya estaba a pocos metros de ella. Pero como? ..No podía ser..había estado detrás de aquel árbol sin moverse un rato..pero es como si hubiera caminado largas horas.

250736_329709407104302_1119040328_n

Levantó su cabeza y allí estaba la imponente torre..oscura..pero llena de algo que le infundaba paz..no temor. Se acercó y atravesó la puerta, que debido a los años estaba abierta y rota. Poco a poco, los pasillos se fueron haciendo mas y mas visibles. Una escaleras la invitaban a subir a la enorme torre. En lo alto..algo hacía que fuera mágico ese lugar..a la vez que oscuro. Según subía, acariciaba las paredes de aquella fortaleza, y si no fuera porque suena raro, se diría que se estremecían con sus manos, al roce de su piel. Solo quedaban unos escalones..unos pocos para ver que se hallaba en la torre..cual era su maldición. Justo allí ..en frente de ella..una estatua de piedra. Era un hombre, de complexión fuerte y atlética, con barba ,en su rostro había una mezcla de tristeza y nostalgia, en sus manos, un libro con las paginas en blanco, sin nada escrito. Ella lo miró y algo recorrió su pequeño cuerpo. No sabía que era, pero es como si aquella escultura hubiera estado esperándola toda una vida. Acarició la fria piedra y se sentó a sus pies, pensativa, reflexionando un porque que no encontraba. Quien era el? Porque ese hechizo de oscuridad y frío?..de repente, una gota húmeda y caliente cayó en su mano. Al acercarla a su boca comprobó que esta era salada..era una lagrima. Sobresaltada..se dio la vuelta y comprobó que era la estatua que lloraba..queeeeeeeee?? no puede ser?? En ese momento su corazón comenzó a latir con la fuerza de 100 caballos negros..solo el sonido de su gran corazón se escuchaba en la solitaria habitación. Como una atracción que no entendía se acercó a él y lo abrazó con fuerza. El latido de su corazón y un beso hizo que aquella piedra se rompiera en mil pedazos. A la explosión..ella cerró los ojos, pero al abrirlos..allí estaba, el sol iluminando el castillo, y a su lado, estaba el, sonriendo sin parar y señalando el libro..en su primera pagina un nombre escrito..el suyo.

 

Advertisements

About elbauldeguardian

Adventure, Passion and live!!..

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: